¿Por qué Filomena ha sido capaz de colapsar España?

ESPAÑA

Las calles madrileñas despertaron este sábado totalmente cubiertas de nieve
Las calles madrileñas despertaron este sábado totalmente cubiertas de nieve JUAN MEDINA

Los meteorólogos avisaron con mucha antelación sobre una nevada histórica. Este episodio extremo es consecuencia de uno de los efectos principales del cambio climático

11 ene 2021 . Actualizado a las 23:12 h.

El pasado lunes 4 de enero las personas que nos dedicamos a comunicar el tiempo ya empezamos a informar sobre una inminente nevada que sería histórica. Pero el sábado media España estaba colapsada. La pregunta que muchos se plantean ahora mismo es ¿qué ha fallado? Desde luego, el pronóstico no. Los meteorólogos, que a menudo son señalados por la población e incluso los políticos, pueden estar tranquilos. A pesar de la mala fama, completamente injustificada, los profesionales que se dedican a predecir el comportamiento de la atmósfera aciertan casi siempre. Esta vez lo han hecho. Y ojo, porque avisar con tantos días de antelación sobre los efectos de la borrasca Filomena no resultaba nada sencillo. La incertidumbre era demasiado elevada. De hecho, en Galicia no se supo si finalmente nevaría el sábado en cotas muy bajas hasta pocas horas antes.

La lección que nos deja la gran nevada es que los españoles somos más de reaccionar y no tanto de prevenir. Solo esto puede explicar por qué las autoridades no diseñaron un plan para hacer frente a las consecuencias de un temporal que era seguro que provocaría el caos en el transporte en el mismo momento que la Aemet activó el aviso de color rojo.

Está claro que hay que revisar los protocolos de comunicación, porque ni el Gobierno explicó bien lo que iba a pasar ni la ciudadanía entendió la dimensión de este episodio meteorológico adverso. Nadie parece comprender el valor que tiene y el riesgo que representa cada color en las alertas meteorológicas. Por si fuera poco, en medio de la crisis, el presidente de Aragón no encontró mejor momento para mostrarse escéptico con el calentamiento global. Si el planeta se calienta, ¿a qué viene tanta nieve?, se preguntó. Olvida que el cambio climático provoca que aumenten los eventos extremos, que pueden manifestarse perfectamente en forma de olas de frío y nieve.