Bildu y dos tránsfugas del PSOE arrancan la alcaldía de Estella al constitucionalismo

El pleno de la censura se celebró a puerta cerrada, por el coronavirus, y son Navarra Suma

El candidato de EH Bildu Koldo Leoz atiende a los medios tras la moción de censura
El candidato de EH Bildu Koldo Leoz atiende a los medios tras la moción de censura

Redacción /la voz

El constitucionalismo sufrió un duro golpe en Navarra que ni siquiera la pandemia del coronavirus ha sido capaz de frenar. El candidato de EH Bildu Koldo Leoz ha logrado este martes hacer prosperar una moción de censura con el apoyo de dos ediles que concurrieron a las elecciones municipales del pasado año en las listas del PSOE y que fueron expulsados de su partido por tránsfugas, recuperó de nuevo la alcaldía de Estella, que ya ostentó entre el 2015 y el 2019. El pleno a puerta cerrada con todos los concejales, excepto el único que se mantiene en la disciplina del PSN y los de Navarra Suma, que ha perdido la vara de mando de la localidad que ostentaba Gonzalo Fuentes desde hace menos de un año.

El pleno se preveía polémico, tras el pacto alcanzado por Bildu (6 concejales), Geroa Bai (1) y dos de los tres ediles del PSN, que fueron expulsados del partido socialista cuando hace semanas pactaron con la coalición aberzale esta moción de censura, la cual descabalga de la alcaldía de Estella a Navarra Suma (UPN, PP y Cs): esta formación, con siete concejales, solo contaba con el apoyo del restante edil de PSN-PSOE.

La ausencia de NA+ en protesta por las condiciones del pleno, presencial pese a las medidas restrictivas obligadas por el coronavirus, no varió el resultado esperado, y la moción de censura salió adelante con el pactado respaldo a Leoz. El acuerdo prevé que Koldo Leoz asuma dos años la alcaldía y Jorge Crespo, uno de los socialistas expulsados del PSN, lo haga el último año de legislatura.

La sesión plenaria se llevó a cabo a pesar de que el sentido común y la ley desaconsejaban la celebración de la misma en plena pandemia. El Gobierno de Navarra trasladó la semana pasada un informe jurídico al Ayuntamiento de Estella en el que planteaba que se podría aplazar la moción de censura por el estado de alarma, según explicó el director general de Administración Local del Ejecutivo foral, Jesús María Rodríguez. «Ayer [por el lunes] se volvió a insistir a los proponentes para que la retiraran de forma voluntaria, para evitar que esa moción se debatiera y se votara coincidiendo con el período del estado de alarma. No se trata de ordenar, sino que el criterio de los servicios jurídicos del Gobierno era uno y el del Ayuntamiento era otro», dijo Rodríguez.

Koldo Leoz confirmó que, excepto la ausencia de los ocho ediles ahora de la oposición, «el pleno se desarrolló con normalidad, ha sido muy breve y en él, tras la lectura de los artículos de la ley leídos por el secretario, prometí mi cargo en euskera y castellano», con el añadido de «por imperativo legal». 

Críticas

En cuanto al resto de los grupos, desde UPN se había lanzado en redes sociales un mensaje de apoyo a Gonzalo Fuentes, con críticas al desarrollo de la sesión. «Mientras todo el mundo está cumpliendo con su obligación de permanecer en sus casas para hacer frente a esta situación, Bildu, Geroa Bai y los dos concejales tránsfugas celebrarán un pleno para repartirse los sillones», señalaba la formación en Twitter.

Por su parte, el PSN afirmó que «es miserable que Navarra Suma intente atacar y afear al Gobierno foral a través del debate y votación de la moción de censura en Estella». Los socialistas recordaron que no apoyaban la moción de censura y que han tomado «decisiones internas de calado y con la máxima celeridad», refiriéndose a la expulsión de los dos ediles del PSN que suscribieron la moción. «En estos momentos, sobran los conflictos políticos y se necesita unidad para responder de la mejor manera a las necesidades sociales de las y los navarros», añadieron los socialistas.

Los socialistas insistieron en que «el estado de alarma que responde a la crisis global para combatir el coronavirus pone de manifiesto que las prioridades políticas deben ser las de responder a las necesidades sanitarias y sociales de la ciudadanía». «Sin embargo, en Estella se ha demostrado que se anteponen los intereses personales al sentido común, la coherencia y al cuidado de la salud pública», criticaron.

Antecedentes

La polémica de Estella revive las alianzas del PSOE con Bildu. María Chivite, la presidenta navarra, logró desbancar al aspirante de Navarra Suma gracias al apoyo indirecto de la formación de Otegi, con la que ha pactado sus recientes presupuestos.

Bildu comparte también estrategia política con ERC sobre los apoyos a Pedro Sánchez en el Congreso y su abstención fue clave para facilitar su investidura.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Bildu y dos tránsfugas del PSOE arrancan la alcaldía de Estella al constitucionalismo