Torra convoca una mesa de diálogo de la que PP y C's recelan

El presidente catalán lanza guiños a socialistas y comunes en plena negociación de las cuentas estatales y autonómicas


barcelona / colpisa

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, anunció ayer que convocará para el 16 de noviembre la primera reunión de la mesa permanente de diálogo, un espacio de interlocución estable entre la Presidencia de la Generalitat y todos los grupos parlamentarios catalanes. Se trata de una iniciativa propuesta por el PSC y que el Parlamento autonómico acordó crear en julio para facilitar acuerdos en los grandes temas después de años en que la política catalana ha quedado bloqueada entre dos sectores (secesionistas y constitucionalistas) que apenas tienen relación.

Cuando queda escasamente una semana para que expire el ultimátum que lanzó a Pedro Sánchez, el presidente de la Generalitat quiso hacer un guiño al grupo socialista y por extensión al Gobierno central. «Este diálogo es tan importante para nosotros como para ustedes», recordó a los socialistas, «pero debe ser un diálogo serio, honesto y profundo».

Sánchez y Miquel Iceta defienden desde el inicio de la legislatura que antes que poner sobre la mesa una propuesta para el acuerdo entre Cataluña y el resto de España para reconducir la cuestión catalana, lo que hace falta es poner en marcha un proceso de diálogo entre catalanes para reparar la convivencia y llegar a una solución de consenso que el Gobierno catalán pueda plantear al conjunto del Estado. Antes de iniciar una negociación con Madrid sobre cómo resolver la actual crisis catalana, un año después de que la Cámara catalana aprobara la declaración de independencia, los socialistas, y también los comunes, abogan por el entendimiento entre catalanes.

Ausencias

Torra se había mostrado hasta la fecha remiso a convocar esta mesa. «Veremos si nos sirve para profundizar en el diálogo», expresó. Y es que el foro puede arrancar algo cojo. JxCat, Esquerra, los comunes y el PSC se sentarán seguro. El PP, en cambio, anunció que no acudirá. Ciudadanos no confirmó su ausencia, pero la dio a entender. Inés Arrimadas instó a Torra a celebrar un pleno monográfico en el Parlamento para hablar del futuro de Cataluña, en lugar de convocar una reunión de partidos. La CUP es previsible que tampoco participe porque no prevé participar en ninguna iniciativa de inspiración autonomista.

Más allá de si acaba celebrándose y de las ausencias, Torra, con su decisión de impulsar la mesa de diálogo, tuvo un gesto de distensión con los socialistas (también con los comunes, de los que depende para aprobar las cuentas autonómicas), en plena negociación de los Presupuestos Generales del Estado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Torra convoca una mesa de diálogo de la que PP y C's recelan