El relato del horror: once días de agosto

La investigación ha logrado aclarar todos los pormenores de los atentados del 17A, que acabaron en Barcelona y Cambrils con la vida de 16 personas inocentes y 8 terroristas, más 152 heridos


Madrid / Colpisa

Un año después de los atentados de Barcelona y Cambrils, la Audiencia Nacional y los investigadores han logrado recomponer paso por paso, casi hora por hora, los movimientos de los terroristas durante aquellas jornadas de agosto teñidas de sangre que costaron la vida de 16 personas inocentes más la de ocho terroristas, y 152 heridos. Persisten dudas sobre los contactos internacionales de la célula yihadista, sobre quién estaba realmente en la cúspide de los planes asesinos o de cuáles eran originariamente los objetivos de los ataques. Pero la concienzuda labor de Mossos y, en menor medida, de la Policía Nacional y la Guardia Civil ha conseguido aclarar todas las lagunas entre el 11 y 21 de agosto del 2017. He aquí el relato oficial de aquellos once días.

Viernes, 11 de agosto

Viaje a París. Younes Abouyaaqoub, el que se convertiría en el asesino de las Ramblas días después, y Omar Hichami, muerto en el ataque de Cambrils, viajan por la noche desde Cataluña hasta París a bordo del Audi A3 que acabaría siendo usado en el atentado de Cambrils.

Sábado, 12

Vigilancia en la Torre Eiffel Los dos terroristas se dedican durante el fin de semana a hacer fotografías de las colas y los controles de seguridad en las inmediaciones de la Torre Eiffel. Driss Oukabir, hermano de Moussa Oukabir (muerto en Cambrils) y con cuya documentación se alquila la furgoneta usada en las Ramblas, aterriza en el aeropuerto de Barcelona procedente de Marruecos. Abouyaaqoub y Hichami regresan a Cataluña el domingo por la noche.

Lunes, 14

Fabricación de explosivo. La célula comienza la fabricación en la casa de Alcanar (Tarragona) de cerca de 200 kilos de explosivo madre de Satán bajo la supervisión del supuesto líder de la célula, el imán Abdelbaki Es Satty. Entre el 1 y el 2 de agosto, diversos miembros del grupo habían comprado hasta 500 litros de acetona, componente imprescindible para la confección del explosivo. Se cree que compraron el material empeñando joyas de sus madres y mediante microcréditos rápidos que, por supuesto, no tenían intención de devolver. De forma paralela a la fabricación de los explosivos, durante esos dos días los integrantes del grupo se dedican a hacer búsquedas en sus dispositivos móviles de posibles objetivos. Buscan horarios del Camp Nou y de la Sagrada Familia e información sobre discotecas de Barcelona y la Costa Brava. Los terroristas, según revelan las tarjetas de memoria de la cámara, aprovechan esos dos primeros días recluidos en la casa para fabricar el explosivo para hacerse fotos y vídeos con el signo de victoria junto a las cápsulas que pretendían rellenar de explosivos y con los cinturones-bomba a los que iban a adosar esos cilindros. Los terroristas también vierten amenazas y graban el proceso de secado del explosivo.

Miércoles, 16

Alquilan dos furgonetas tras intentarlo con un camión. Por la mañana, Mohamed Hichami, Younes Abouyaaqoub y Driss Oukabir (detenido en Ripoll tras los atentados) se personan en la oficina de Telefurgo de la localidad barcelonesa de Sabadell con la intención de alquilar un camión de 38 metros cúbicos de capacidad para convertirlo, según los atestados, en camión-bomba. Ninguno tiene el permiso necesario, por lo que optan por alquilar una primera furgoneta Fiat Talento para convertirla en un vehículo-bomba de menor envergadura. Hichami alquila ese vehículo (que luego aparecería abandonado en la localidad barcelonesa de Vich). Driss Oukabir vuelve a esa misma oficina por la tarde y alquila otra furgoneta Fiat Talento, en principio con la idea de convertirla en una segunda furgoneta-bomba, pero que sería la que usaría Abouyaaqoub en las Ramblas. Ese mismo día, a las 20.25 horas, varios de los terroristas compran en la localidad tarraconense de San Carlos de la Rápita quince fundas de almohada y varias bridas para reponer el material desgastado en la fabricación del explosivo.

Explosión en Alcanar. La fabricación del explosivo madre de Satán continúa durante todo el día en la casa de Alcanar hasta que, a las 23.17 horas, se produce una explosión. En ese momento hay al menos tres integrantes de la célula en la casa: el imán Es Satty, que muere en la explosión; Youssef Aalla, también fallecido en la casa y hermano de Said, uno de los yihadistas abatidos en Cambrils; y Houli, que resulta herido y es llevado al hospital.

Jueves, 17

Desescombro en Alcanar sin que nadie sospeche nada. Los Mossos y los bomberos desescombran la casa sin sospechar que se trata de una explosión de origen terrorista. Creen que puede estar provocado por un escape de gas o por una deflagración de un laboratorio de drogas. El centenar de bombonas de gas que se acumulan en la vivienda solo despierta las suspicacias de la jueza de guardia, pero no hay aviso antiyihadista. A las 12.58 horas, Mohamed Hichami alquila en una empresa de Parets (Barcelona) una furgoneta Renault Kangoo. A las 15.25 horas se accidenta en la AP-7 (a la altura de Cambrils) y sale huyendo del lugar del accidente. A día de hoy se desconoce para qué alquiló esta tercera furgoneta Hichami, pues la célula ya no tenía explosivos para utilizarlos en vehículos-bomba.

16.50. Atentado en las Ramblas. A las 16.50 horas, Abouyaaqoub, al volante de la segunda Fiat Talento, se lanza contra la multitud en el paseo de las Ramblas. Recorre unos 700 metros en zigzag, desde la plaza de Cataluña hasta el Mercado de la Boquería. A su paso mata a trece personas y deja 131 heridos, cinco de ellos en estado crítico. Una de las víctimas acabó muriendo pocos días después, elevando a 14 el balance mortal del atropello. El terrorista abandona la furgoneta, se pone unas gafas oscuras y se mezcla con la multitud que huye por los alrededores de la Boquería y se marcha del área por el barrio del Raval, hasta llegar a la zona universitaria. Allí, sobre las 18.20 horas, aborda a Pau Pérez Villán, un ciudadano que estaba estacionado con su coche, un Ford Focus blanco, en un aparcamiento de la zona. Le apuñala en el pecho, le deja mal herido en el coche (poco después moriría desangrado) y se pone al volante de su vehículo para huir de Barcelona. Sobre las 19.30 horas, el Ford Focus se salta un control en la Diagonal. Es tiroteado por los Mossos, pero no logran frenar a Abouyaaqoub, que abandona el coche tres kilómetros después, en Sant Just Desvern, y continúa su fuga.

21.26. En marcha el atentado de Cambrils. El atentado de las Ramblas activa al resto superviviente de la célula, que está en la provincia de Tarragona. Los terroristas deciden improvisar sobre la marcha un atentado con atropello y apuñalamientos. A las 21.26 horas, los terroristas compran en un comercio de Cambrils cuatro cuchillos y un hacha. A última hora del día, El Amaaq, el órgano de comunicación del Estado Islámico, asume el atentado con un texto lleno de inexactitudes.

Viernes, 18

Atentado en Cambrils. A las 1.16 de la madrugada, Houssaine Abouyaaqoub (hermano menor del terrorista de las Ramblas); los hermanos Mohamed y Omar Hichami; Said Aalla y Mousa Oukabir son abatidos por los Mossos después de saltarse un control y atropellar a seis personas (una de las cuales falleció) cerca del paseo marítimo de Cambrils.

Lunes, 21

Abatido el autor del atentado de las Ramblas. A las A las 9 de la mañana, Younes Abouyaaqoub intenta robar un vehículo en el Carrefour de Sant Pere Molanta, pero su dueña se resiste. El terrorista sale huyendo por la N-340 a pie. Cerca de una hora después intenta entrar en una masía de Subirats, sin éxito. Poco después, una vecina le ve merodeando una zona de viñedos y avisa a los Mossos, que no dudan en disparar a matar tras ver que el terrorista tenía adosados un cinturón explosivo (falso) adosado a su cuerpo. Tras encontrarse con los agentes, Abouyaaqoub grita «¡Alahu Akbar!» (‘¡Alá es grande!’) y comienza a caminar hacia los Mossos, que abren fuego. El terrorista cae herido, pero se levanta y sigue su paso en dirección de los agentes, que de nuevo le disparan.

Trapero pide que no se utilice su imagen

Coincidiendo con los actos oficiales en homenaje a las víctimas de los atentados de Barcelona y Cambrils, las entidades soberanistas han programado para el próximo viernes una concentración ante la cárcel de Lledoners en señal de apoyo al exconsejero de Interior Joaquim Forn -en prisión preventiva por el 1-O- y a Josep Lluís Trapero, también procesado, aunque en libertad. El propio responsable de los Mossos en el momento de los atentados mostró ayer su voluntad de que «no se haga un uso público de su imagen» en los acto de homenaje a las víctimas ni en «otros con reivindicaciones políticas». En la misma línea, el cuerpo de la policía autonómica catalana hizo público un comunicado en el que indica que «el cuerpo de Mossos d’Esquadra pide que se mantenga al margen de debates políticos a los Mossos y al mayor Trapero aprovechando estos actos de homenaje a las víctimas de los atentados».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El relato del horror: once días de agosto