Torra intenta comprometer al rey con una carta en la que le pide una reunión

Zarzuela derivó la misiva a Sánchez, que recibirá el 9 de julio al presidente catalán

.

barcelona / Colpisa

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se entrevistará con el presidente de la Generalitat, Quim Torra, el 9 de julio a las 11.30 horas en el palacio de la Moncloa. Será el primer encuentro entre ambos y la primera reunión entre el jefe del Gobierno central y el de la Generalitat desde la que mantuvieron en secreto hace un año y medio Rajoy y Carles Puigdemont. Torra señaló que no quería que su visita a la Moncloa se zanje con un portazo. «Queremos que haya una segunda y una tercera reunión», dijo. Su idea es plantear ya en la primera toma de contacto la reivindicación del derecho de autodeterminación. «Tenemos un gran elefante que no queremos ver y que hay que resolver», aseguró de manera gráfica. El PSOE, no obstante, cerró el martes la puerta a un referendo, aprobando una iniciativa parlamentaria junto a PP y C’s para defender la unidad de España y la Constitución.

Torra insistió ayer en tender la mano al diálogo y en reclamar a su interlocutor que asuma riesgos. Reiteró que su apuesta para solucionar la cuestión catalana es hacer efectiva la república, pero se mostró dispuesto a escuchar y debatir las propuestas que pueda plantear el presidente del Gobierno, que aboga por la reforma federal de la Constitución. El acercamiento de los presos también estará sobre la mesa.

Con quien no se entrevistará Torra es con el rey. El presidente de la Generalitat sigue sin aclarar si asistirá mañana a la inauguración de los Juegos Mediterráneos en Tarragona, donde coincidiría con Felipe VI y con Sánchez. Para acudir, Torra lleva días exigiendo gestos al jefe del Estado. El martes reclamó una disculpa pública por el discurso que pronunció el 3 de octubre. Ayer pidió una reunión con el rey durante su visita a Tarragona. «Tenemos que hablar», según la carta que el jefe del Ejecutivo catalán envió a Felipe VI, firmada junto a Carles Puigdemont y Artur Mas. «Encuentre un rato para vernos», añadió. 

De la Zarzuela a la Moncloa

Sin embargo, horas después, tanto la Zarzuela como la Moncloa cerraron la puerta a un eventual encuentro entre el monarca y el presidente de la Generalitat. El jefe de la Casa Real, Jaime Alfonsín, remitió una misiva al presidente de la Generalitat en la que, por encargo del rey, acusó recibo de su misiva y le informó que le trasladaba la carta al jefe del Ejecutivo, según establece el artículo 64.1 de la Constitución. Este artículo fija que los «actos del rey serán ratificados por el presidente del Gobierno». La Moncloa fue aún más explícita. No habrá encuentro entre el jefe del Estado y el líder nacionalista porque toda «reunión política» del presidente catalán debe tener lugar con el presidente del Ejecutivo central.

Lo que el presidente de la Generalitat quería trasladar al jefe del Estado es «cómo se siente una parte del pueblo de Cataluña» en relación al 1-O, las cargas policiales, el encarcelamiento de dirigentes y las reivindicaciones secesionistas. Pretendía pedirle que reflexionara sobre su discurso televisado del 3 de octubre pasado, y que indignó al independentismo.

En este sentido, los secesionistas creen que el rey tendrá el viernes una «oportunidad histórica» en su visita a Cataluña para «reparar y recoser lo que la violencia, la represión y la persecución contra el 1-O provocó», según apuntaron Torra, Puigdemont y Mas en la misiva. «Os queremos recibir con la voluntad de abrir una etapa de diálogo, negociación, reconocimiento y respeto democrático», señalan en el escrito. La negociación debe terminar siempre «dando la palabra a la ciudadanía de Cataluña», apuntan los tres dirigentes secesionistas.

Batet: «Dialogar no es venderse al enemigo»

La ministra de Política Territorial, Meritxell Batet, se encontró ayer, en su primera sesión de control en el Congreso, con dos muros: el del PP y el de ERC. La ministra rebatió los reproches de la exministra Dolors Montserrat, por sus supuestas cesiones al independentismo, y del portavoz de ERC Joan Tardà, por la negativa a hablar sobre la celebración de un referendo sobre la independencia. Batet respondió a la popular que «dialogar no es ceder ni venderse al enemigo», y a Tardá, que le pidió que no desprecien la posibilidad de llegar a acuerdos parciales.

Iglesias se reunirá el lunes con el presidente catalán para allanar el terreno a Sánchez

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, se reunirá con el presidente de la Generalitat, Quim Torra, el próximo lunes en Barcelona para tratar de allanar el camino a Pedro Sánchez en el diálogo entre el Gobierno central y el autonómico. «Mi voluntad es ayudar y contribuir a que haya un clima de entendimiento y de diálogo», afirmó ayer el líder morado en el Congreso. Con este movimiento, Iglesias se adelanta al jefe del Ejecutivo, que se reunirá con Torra el próximo 9 de julio para abordar el conflicto territorial y reconstruir el diálogo con Cataluña, uno de los compromisos que adquirió durante el debate de la moción de censura que desalojó a Mariano Rajoy del Gobierno.

Aunque Sánchez se verá mañana en Tarragona con el presidente catalán en la inauguración de los Juegos del Mediterráneo, donde ambos coincidirán con Felipe VI, no habrá un encuentro oficial entre ambos hasta el 9 de julio. Antes desfilará por el palacio de la Moncloa el lendakari Iñigo Urkullu el 25 de julio. Y después de Torra, Sánchez tiene previsto reunirse con Alberto Núñez Feijoo

Tender puentes

Torra se ha mostrado convencido de que la reunión con el líder de Podemos será «muy provechosa» porque puede servir para «tender puentes» con los «republicanos» del resto de España. Iglesias, por su parte, confía en que su encuentro en el Palau de la Generalitat permita «acercar posiciones» entre ambos presidentes para «terminar con la excepcionalidad» vivida durante la etapa del Gobierno de Mariano Rajoy.

El mandatario catalán trasladó la semana pasada al líder de Catalunya-En Comú Podem, Xavier Domènech, su intención de verse con Iglesias y este lunes el secretario general de la formación morada escribió al presidente de la Generalitat para cerrar el encuentro.

Pablo Iglesias trata de parecer el aliado más fiel del nuevo Gobierno del PSOE y también ha propuesto a los socialistas formar una alianza en el Congreso para sacar adelante iniciativas legislativas comunes. La buena sintonía entre ambos líderes fue patente ayer durante la primera sesión de control al Gobierno, donde el dirigente morado dejó aparcada su habitual agresividad dialéctica y se mostró «complacido» de tener a Pedro Sánchez como presidente del Gobierno.

La presión del secesionismo obliga a los hermanos Roca a justificarse por ceder un local a los reyes 

c. r.

Los hermanos Roca, propietarios del Celler Can Roca (Gerona), que ha sido distinguido como el segundo mejor restaurante del mundo, salieron ayer al paso de las críticas hechas desde el independentismo por ceder un local para la entrega de los premios de la Fundación Princesa de Girona, a la que acudirá el rey la semana que viene. Los hermanos Roca están «dolidos» y aseguran que las críticas que les señalan por haber tomado partido a favor del jefe del Estado son «injustas». «Nosotros no hacemos política. Somos cocineros. Un restaurante es hospitalidad. Hacemos nuestro trabajo», señaló Joan Roca. Por su parte, Josep Roca reiteró ese espíritu que les caracteriza a ellos y a su profesión y ha añadido que «un país será grande si es hospitalario» en una clara alusión a los independentistas, aunque ha puntualizado de inmediato que comprenden la realidad convulsa actual.

Habitualmente, la gala de entrega de premios se celebraba en el Auditorio-Palacio de Congresos de Gerona pero a principios de año la alcaldesa, Marta Madrenas del PDECat, alegó que el recinto se encontraba en obras y no ha facilitado ningún local alternativo como boicot a la presencia de Felipe VI. El acto finalmente tendrá lugar en una finca alquilada a los hermanos Roca en la localidad cercana de Vilablareix. El mayor de los hermanos, Joan, que ejerce de cocinero, ha sido el más moderado y se ha limitado ha señalar que intentan llevar las críticas «con normalidad» y seguir con su trabajo, que es el de servir y atender «a todo el mundo».

Votación
10 votos
Comentarios

Torra intenta comprometer al rey con una carta en la que le pide una reunión