Ministros quemados, desconocidos y de escaso peso político

Rajoy afronta un momento crítico con un gabinete que no gusta a los barones del partido, preocupados por el auge de C?s


El nombramiento de Román Escolano como titular de Economía en sustitución de Luis de Guindos sigue la línea marcada por Mariano Rajoy en la elección de sus ministros: hombres de confianza, de perfil técnico, escaso peso político, en su mayoría desconocidos por una gran parte de la opinión pública, circunscritos a sus labores ministeriales y maniatados por falta de apoyos para sacar adelante sus proyectos en el Parlamento. Rajoy ha desatendido las demandas de algunos barones populares que, preocupados por el ascenso de Ciudadanos de cara a las elecciones del año que viene, se han quejado de la falta de entidad política de algunos ministros, que no salen de sus despachos, no se implican en las peleas cotidianas con la oposición y son desconocidos hasta por los propios votantes del PP.

Estos son los hombres y mujeres con los que cuenta el presidente en su Gobierno para hacer frente a una situación crítica en la que convergen las protestas masivas en la calle, el espectacular auge de Ciudadanos, que se sitúa por encima del PP en algunas encuestas, y los casos de corrupción que permanecen vivos en los tribunales. 

ministros quemados

Sáenz de Santamaría y Montoro. Soraya Sáenz de Santamaría y Cristóbal Montoro son, junto a Fátima Báñez, los únicos supervivientes del primer gabinete que Rajoy nombró el 22 de diciembre del 2011. Tras más de seis años en el Gobierno, aparecen como dos políticos quemados, que ya habrían dado lo mejor de sí mismos. La vicepresidenta acaparó el protagonismo en la primera legislatura, como vicepresidenta para todo en la que el presidente delegaba tanto los temas más importantes como la intendencia, lo que la convirtió en una mujer muy poderosa, que además era la portavoz encargada de dar la cara en los momentos más difíciles de la crisis. Tareas que cumplió con creces. 

Tras su segunda victoria electoral, Rajoy le encargó la patata caliente de reconducir la situación de Cataluña, poniéndola al frente de una denominada Operación Diálogo que acabó con fiasco absoluto, ya que los independentistas consumaron su desafío y fue Rajoy quien tuvo que aplicar el artículo 155 de la Constitución por primera vez en la etapa democrática. También perdió protagonismo al ser relevada como portavoz. Por todo ello, su estrella se ha ido apagando y ha perdido el omnipotente peso político que tenía, aunque sigue siendo la ministra mejor valorada, si bien los ciudadanos ni siquiera la puntúan con un 4. Por su parte, Montoro ha sido desde el principio uno de los ministros más impopulares, dado que fue el encargado de incumplir las bajadas de impuestos que había prometido Rajoy. 

ministros desconocidos

De Dastis al portavoz del Gobierno. Hay dos casos paradigmáticos que muestran la escasa proyección pública de algunos ministros. Uno es el de la titular de Agricultura, Isabel García Tejerina, que sustituyó a Miguel Arias Cañete hace ya casi cuatro años y al que no conocen el 60 % de los ciudadanos. Incluso más de la mitad de los propios votantes del PP no saben quién es. El otro caso, aún más sorprendente, es el de Íñigo Méndez de Vigo, que no solo está al frente de Educación, Cultura y Deportes, sino que también es el portavoz del Gobierno, encargado por tanto de comunicar sus políticas y que, como tal, aparece todos los viernes en las televisiones tras los consejos de ministros. A pesar de esa cuota de pantalla fija, no le conocen más de la mitad de los españoles. Este demoledor dato muestra sin lugar a dudas el fracaso de la política gubernamental de comunicación. 

El grado de desconocimiento sube en lo que respeta a Álvaro Nadal (68,7 %) o a Alfonso Dastis (64,1 %), en teoría el número tres del Gobierno como titular de la cartera de Asuntos Exteriores. Ministros como Nadal, Dastis, García Tejerina, Catalá, Montserrat y De la Serna son desconocidos para más de la mitad de los propios votantes del PP. 

ministros reprobados

Los titulares de Justicia e Interior. Rajoy cuenta ya con cuatro ministros reprobados por el Congreso: Catalá, por presuntas injerencias en los casos de corrupción que afectan a su partido; Montoro, por la inconstitucionalidad de su amnistía fiscal; y Zoido y Dastis por incumplir la cuota de acogida de refugiados impuesta por la UE. La reprobación es una censura política sin consecuencias prácticas, pero que marca a los ministros.

Un Gobierno paralizado y sin perspectivas

enrique clemente

En minoría en el Congreso, donde solo ha aprobado ocho proyectos de ley en año y medio, y con la amenaza electoral de Ciudadanos, se muestra incapaz de tomar la iniciativa política

Ya no son solo el desafío secesionista en Cataluña, controlado gracias a la aplicación del artículo 155 de la Constitución y a la acción de la Justicia, y la corrupción, que sigue presente casi todos los días en los tribunales y en los medios de comunicación. A Mariano Rajoy se le acumulan los frentes abiertos sin que encuentre los antídotos necesarios para desactivarlos. Las masivas protestas en la calle de las mujeres y de los pensionistas han cogido con el pie cambiado a un Gobierno que está a la defensiva, totalmente desbordado por los acontecimientos, y es incapaz de tomar la iniciativa y de salir de la situación de parálisis en la que está sumido.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
25 votos
Comentarios

Ministros quemados, desconocidos y de escaso peso político