Rajoy, el presidente más reacio a cambios en el Gobierno

Satisfecho de la labor de su equipo y devoto de la máxima de no tocar lo que funciona, en siete años ha limitado los relevos a siete


colpisa

Rajoy es el paradigma del político conservador en su acepción de poco amigo de los cambios. Tiene alergia a las remodelaciones en el Consejo de Ministros, y todo apunta a que va ser fiel a esa filosofía en el relevo de Luis de Guindos al frente de la cartera de Economía. Cambiará una pieza por otra como ha hecho desde que se instaló en la Moncloa en el 2011. El líder del PP no es aficionado a las remodelaciones como resortes para sortear crisis políticas, solución a la que tantas veces recurrieron sus antecesores. Rajoy siempre está satisfecho de la labor de su equipo, y es un devoto de la máxima de no tocar lo que funciona. En siete años ha limitado los relevos a siete. Tres por dimisiones, Mato, Gallardón y Soria; y cuatro, por movimientos internos, Pastor, Cañete, Wert y Alonso. En total, 28 ministros en dos mandatos, cifra muy alejada de sus antecesores.

Zapatero tuvo cinco vicepresidentes y 48 ministros en sus dos legislaturas. Hizo dos remodelaciones de su primer Gabinete, en abril del 2006 y en julio del 2007 con cuatro cambios de caras. Su segundo mandato fue más convulso, y a los dos años de la legislatura cambió medio Gobierno.

La revolución con una mayoría

Aznar tuvo 34 ministros, cuatro vicepresidentes y tres crisis de Gobierno. Se da la paradoja de que cuando gobernó en minoría, de 1996 al 2000, solo cambió tres ministros. Con la cómoda mayoría absoluta del segundo mandato en cambio encaró dos crisis, la del 2002, con el recambio de seis ministros, y en el 2003, con cuatro.

El socialista Felipe González tuvo dos vicepresidentes y 50 ministros. En tres de sus cuatro mandatos tuvo crisis de Gobierno. En UCD, Leopoldo Calvo Sotelo solo gobernó de febrero de 1981 a diciembre de 1982, pero tuvo tiempo de hacer una crisis y a cambiar seis ministros. Su antecesor y primer presidente de la Transición, Adolfo Suárez, presidió tres gobiernos y contó con ocho vicepresidentes y 82 ministros.

La despoblación y la dispersión influirán en la financiación autonómica

fran balado
Efe

Rajoy avanza estas dos líneas maestras sobre las que se levantará el nuevo modelo y llama al PSOE a que se siente para la negociación

A pesar de que el pasado viernes el Gobierno admitía que la renovación del modelo de financiación autonómico es, de entre todos los grandes retos asumidos por Rajoy al inicio de la legislatura, el que se encuentra menos avanzado, parece que poco a poco se van estableciendo las grandes líneas maestras sobre las que se levantará.

Hace dos semanas, tras reunir a todos los barones del partido, Rajoy sofocó una pequeña crisis interna al dar su palabra de que no beneficiaría con una quita a las comunidades autónomas más endeudadas a través del Fondo de Liquidez Autonómica. Ayer, el propio jefe del Ejecutivo avanzaba desde Zaragoza que para la elaboración del mismo se tendrán en cuenta dos factores: la despoblación y la dispersión poblacional de cada territorio, dos elementos que resultan determinantes para que Galicia no salga perjudicada a la hora de fijar las reglas del juego.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Rajoy, el presidente más reacio a cambios en el Gobierno