La semana magnífica de Rajoy

Francisco Balado Fontenla
Fran Balado MADRID | LA VOZ

ESPAÑA

JAVIER SORIANO | AFP

Tras un mes tormentoso, el jefe del Ejecutivo tiene acorralado a Puigdemont y recupera la iniciativa ante Ciudadanos

31 ene 2018 . Actualizado a las 19:13 h.

Moncloa respira aliviada. La salida a la luz de unos mensajes enviados por Carles Puigdemont a su exconsejero y hombre de confianza, Antoni Comìn, en los que, cargado de desánimo, el expresidente catalán admite que Moncloa se está imponiendo en el particular pulso que mantienen los independentistas con el Estado de Derecho, ha brindado un segundo día consecutivo de buenas noticias al presidente del Gobierno.

Rajoy empezaba a sentirse acorralado en las últimas jornadas. A la asfixiante presión de Ciudadanos se unió la polémica decisión de su Gobierno de presentar un recurso de impugnación del pleno de investidura de Puigdemont ante el Constitucional, desatendiendo las recomendaciones del Consejo de Estado, una acción que generó importantes críticas sobre el Ejecutivo de las que salieron al paso aduciendo que en la acción del Gobierno a veces había que tomar decisiones difíciles por el bien del país.

Más de un mes después de los catastróficos resultados de su partido y los insuficientes números logrados por las fuerzas constitucionalistas en las elecciones catalanas convocadas bajo el paraguas del 155, al fin empezaron a soplar vientos favorables para Rajoy. El aire empezó a cambiar en el arranque de esta semana, con el mensaje de apoyo que le brindó el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, durante su intervención en un desayuno en la capital española que generó una gran expectación por su cada vez mayor fortaleza dentro del PP. «Ni mi país ni mi partido merecen la flagelación permanente», exclamó el titular de la Xunta, ensalzando las muchas cosas positivas que había propiciado el Ejecutivo de Rajoy. Una de las que destacó fue precisamente la impugnación del pleno de Puigdemont.