Galicia rechaza que se privilegie a Cataluña

Gracia Novás REDACCIÓN / LA VOZ

ESPAÑA

benito ordoñez

Los gallegos apuestan por una victoria constitucionalista y se oponen tanto al referendo pactado como a reforzar la autonomía catalana para resolver la crisis, según una encuesta de Sondaxe

06 dic 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

Dos de cada tres gallegos quieren que los partidos del bloque constitucionalista se impongan en las próximas elecciones autonómicas en Cataluña. Hasta un 68 % de los consultados se inclinan por esta opción, frente a un 7,8 % que prefieren la victoria de las formaciones independentistas. Esa amplia diferencia se extrema entre los votantes de PSdeG (87,3 % frente a 1,7), PPdeG (87,3 % frente a 0,8) y Ciudadanos (100 %), y tanto en En Marea como en el BNG hace aflorar una relevante división: en la plataforma en que confluyen Anova y Podemos triunfa la alternativa constitucionalista (43,2 % frente al 32,5 %) y en el nacionalismo del Bloque son los independentistas los que cobran ventaja, pero menor de la que se pudiese prever (42,1 frente a 36,3).

Otra cosa distinta de lo que quieren es lo que piensan que sucederá finalmente el 21 de diciembre en las urnas. Ahí los números se equilibran: siguen ganando los que apuestan por el constitucionalismo -un 37,8 % creen que vencerá este bloque-, pero las expectativas de los separatistas no se sitúan muy lejos en el pronóstico de los gallegos: un 28,5 % auguran que serán  Esquerra Republicana de Catalunya, Junts per Catalunya y la CUP los que se harán de nuevo con el bastón de mando.

Según el último estudio de actualidad realizado por el Instituto Sondaxe -confeccionado entre los pasados días 24 de noviembre y 1 de diciembre, y que se centra especialmente en la visión de Galicia sobre la crisis secesionista-, el 9,6 % de los encuestados señala la situación catalana como el principal problema de la España de hoy, aunque a mucha distancia de quienes se inclinan por asuntos como el desempleo (35,7 %) y la corrupción y el fraude (21,9), que se consolidan como las preocupaciones fundamentales (y no tan lejos ya de los políticos y los partidos, con un 11,7 %). Ese porcentaje del 9,6 sube entre los votantes de las formaciones del espectro de la derecha: hasta un 14,7 % en el caso del PPdeG y un 11 % entre los de Ciudadanos, partido que en Galicia tiene de momento una presencia bastante residual y sin representación parlamentaria.