El PP quiere llevar las alegaciones de Rajoy por la corrupción a los días prevacacionales

melchor saiz-pardo MADRID / COLPISA

ESPAÑA

Javier Lizon | EFE

La oposición logra en el Congreso que se someta a un interrogatorio casi judicial durante un día

25 may 2017 . Actualizado a las 08:58 h.

Cuanto antes. El PP quiere concentrar exclusivamente en los días previos a las vacaciones el inevitable desgaste de Mariano Rajoy dando explicaciones en sede judicial y parlamentaria sobre la corrupción en su partido. Los populares, que hace una semana propusieron a la Audiencia Nacional que el presidente declare como testigo en el juicio del caso Gürtel el 26 ó 27 de julio en puertas de las vacaciones, presionaron ayer en el Congreso para que el jefe del Ejecutivo comparezca en la comisión de investigación sobre la supuesta caja B del PP también en julio. La estrategia es similar a la que el PP usó en el 2013 cuando consiguió que la intervención monográfica en el Senado sobre Luis Bárcenas tuviera lugar el 1 de agosto.

La primera sesión de la comisión de investigación sobre la supuesta financiación irregular del PP acabó sin acuerdo sobre el calendario o los comparecientes, pero con el compromiso de fijar un plan de trabajo el 7 de junio. La fecha de la citación de Rajoy fue el punto central del debate. El PP, reacio en un principio a que su líder abriera el turno de comparecientes, cambió de criterio y se unió a la petición del PSOE de que el jefe del Ejecutivo sea el primero. 

Advertencia

La jornada inaugural de la comisión se saldó con la primera derrota del PP. La oposición votó en bloque para forzar a que los intervinientes -y en particular Rajoy- tengan que responder con concisión a las preguntas. La comisión aprobó que los comparecientes se sometan a un interrogatorio ágil, modelo judicial de pregunta y respuesta en el que el citado no pueda hacer largas exposiciones. Habrá intervinientes «monográficos», como el presidente del Gobierno, que serán interrogados durante toda una jornada. Los grupos tendrán 20 minutos para preguntar a Rajoy.

La otra bronca vino a cuenta de la intención del PP de que exista al menos un cupo mínimo de comparecientes por cada partido que no puedan ser vetados por el resto, al margen de los que sean citados por la comisión. La intención de los populares, según admitieron fuentes del partido, es poder llamar a esta comisión sobre las cuentas del PP a responsables de otras formaciones.

El coordinador general del PP Fernando Martínez Maillo lanzó un aviso, sobre todo a los socialistas y a su reelegido secretario general, Pedro Sánchez, en el sentido de que si el resto de los partidos no muestran «ninguna disponibilidad para que vengan sus líderes nacionales», estos «lo harán en el Senado», en la comisión sobre la financiación de todos los partidos y en la que el PP tiene mayoría absoluta.

PSOE y Podemos fueron los dos únicos grupos que presentaron un listado de comparecientes que hace presagiar una larga relación de interrogatorios. Los socialistas reclamaron la comparecencia de 48 personas, los de Pablo Iglesias, la de 47, con algunas coincidencias.

El listado del PSOE está compuesto exclusivamente por responsables actuales y exaltos cargos del PP. Además de Rajoy, incluye, entre otros, a José María Aznar, Dolores de Cospedal, Ángel Acebes, Javier Arenas, Francisco Álvarez-Cascos, Rodrigo Rato, Ana Mato, Luis Bárcenas, Carmen Navarro, Ángel Sanchís, Rosendo Naseiro, Jaume Matas, Francisco Camps, Esperanza Aguirre, Ignacio González, Francisco Granados, Ricardo Costa, Juan Cotino, Carlos Fabra, Alfonso Rus, Marcos Benavent, Pedro María Sanz o Pedro Antonio Sánchez.

En esencia, además de los máximos responsables del PP y de sus finanzas durante los últimos dos años, el listado incluye nombres salpicados por las tramas Gürtel, Lezo, Púnica o Taula. Hay en ese elenco cargos populares de Madrid, Murcia, Valencia, Castilla-La Mancha, Baleares y la Rioja.