La progre del PP que se hace la rubia

Enrique Clemente Navarro
enrique clemente MADRID / LA VOZ

ESPAÑA

CIFUENTESH
ED

Cifuentes ha salido indemne de los graves casos de corrupción que han afectado a dirigentes de su partido

03 may 2017 . Actualizado a las 07:14 h.

Se afilió con solo 16 años a las Nuevas Generaciones de Alianza Popular y, desde entonces, ha militado en esta formación política y en su sucesora, el PP. Sin embargo, Cristina Cifuentes (Madrid, 1964) representa la nueva imagen de un partido y una comunidad anegados por la corrupción bajo los mandatos de Esperanza Aguirre e Ignacio González. Pasa por ser la progre del PP, y ejerce como tal, en la línea de lo que representó durante muchos años Alberto Ruiz-Gallardón. A pesar de su larga trayectoria política, ha logrado salir indemne de la corrupción y de la guerra de facciones que han dividido al PP, las que comandaban Ignacio González y Francisco Granados.

La salvadora

Y ahora emerge como la salvadora que puso en manos de Anticorrupción los presuntos desmanes del expresidente madrileño en el Canal de Isabel II y que va a limpiar al PP de la comunidad de corruptos. La oposición cree que no tenía otro remedio que denunciar a González para evitar que la porquería de este le cayera encima. Según fuentes conocedoras del caso, la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil investigaba a González casi desde un año antes de que Cifuentes acudiera a la Fiscalía, algo inédito en el comportamiento del PP nacional en otros casos.

Hija de un general de artillería y de una ama de casa, Cifuentes se declara liberal, aunque desde hace más de 25 años ocupa cargos públicos; republicana, pero dice que no es el momento de instaurar la tercera porque la monarquía está consolidada; y agnóstica, aunque subvenciona generosamente a colegios privados y concertados católicos y marca la casilla de la Iglesia en el IRPF. Los cinco tatuajes que tiene en su cuerpo le otorgan un toque de modernidad en un partido conservador y su condición de motera, que ha dejado de lado por el accidente que sufrió hace cuatro años, la acercan a los sectores más populares. Pero, al mismo tiempo, es una gran aficionada a algo tan tradicional como los toros.