Macrojuicio por el Caso Gürtel: Correa asegura que no dejó de trabajar con el PP porque llegase Mariano Rajoy

Europa Press

ESPAÑA

Juicio por la trama Gürtel. Francisco Correa
Juicio por la trama Gürtel. Francisco Correa FERNANDO VILLAR | EFE

El cabecilla de la trama Gürtel matiza sus palabras de ayer y asegura que el partido cortó relaciones con él porque fichó a Antonio Cámara, antiguo asesor de Aznar, con el que los populares tenían «problemas graves». Desvela, además, que Bárcenas amañó contratos con Fomento y Medio Ambiente

14 oct 2016 . Actualizado a las 17:05 h.

El cabecilla de la trama Gürtel, Francisco Correa ha cambiado este viernes su versión inicial sobre la razón por la que sus empresas apenas trabajaron para el PP de Mariano Rajoy. El verdadero motivo, asegura ahora, fue el fichaje de Antonio Cámara, que fue secretario personal de José María Aznar. Lo hizo porque se lo pidió su yerno, Alejandro Agag, quien le dijo que al expresidente le «gustaría».

En su primera explicación a las preguntas de la fiscal Concepción Sabadell, el empresario había dicho que la relación de sus empresas con el PP concluyó entre el 2004 y el 2005 porque el que fuera su socio y exsecretario de Organización del partido en Galicia, Pedro Crespo, no tenía buena relación con Mariano Rajoy. «No había química», apostilló entonces. Hoy, Correa ha calificado de «equivocada» dicha explicación y ha señalado que la razón de su falta de conexión con el equipo del actual presidente del PP fue la contratación de Antonio Cámara. «Le fiché -ha explicado-, y Cámara tenía problemas graves con Rajoy y otras personas del PP».

Ha detallado que el que fuera secretario de Aznar estuvo en sus empresas entre ocho meses y un año y desde entonces la relación con el PP de Rajoy fue «fatal». «Ahí cortamos, quedarían algunas cosas por inercia, pero hicimos muy pocas cosas», ha añadido.

Obras en Fomento y Medio Ambiente

Además, Correa ha precisado este viernes que eran «diversos» los ministerios en los que el extesorero Luis Bárcenas hacía gestiones para conseguir adjudicaciones de obras, en concreto, eran los de Fomento y Medio Ambiente. Ya jueves por la tarde, el jefe de la Gürtel había explicado que Bárcenas se encargaba, a cambio de una comisión de entre el 2 y el 3 %, de conseguir las adjudicaciones que le solicitaban empresarios para obras en carreteras, autopistas, AVE o medio ambiente.

También ha concretado hoy qué empresas eran las que se dirigían a él para obtener estos contratos y ha citado a OHL, ACS y Dragados. Las dos primeras ya han anunciado que emprenderán acciones legales contra Correa por tales afirmaciones.  Según la versión que dio el jueves, la relación de la trama Gürtel con el PP se circunscribió a la época del expresidente José María Aznar, por lo que al frente de esos ministerios se encontraría Francisco Álvarez Cascos, en Fomento, y  Jaume Matas, en Medio Ambiente, si bien la fiscal no le ha preguntado si recordaba quién ocupaba entonces esos cargos.

Desvincula a Álvarez-Cascos

En su declaración de este viernes, Francisco Correa ha desvinculado al exsecretario general del PP, Francisco Álvarez-Cascos, del reparto de beneficios obtenidos por la organización de las campañas electorales municipales, autonómicas, generales y al Parlamento Europeo que se celebraron en los años 2003 y 2004, facturada a través de las sociedades Spinaker y Rialgreen.

Ha admitido que dividió el 50 % de los ingresos obtenidos con el extesorero del PP Luis Bárcenas, Gerardo Galeote, el exalcalde de Pozuelo Jesús Sepúlveda y el exdiputado por Segovia Jesús Merino. No obstante, ha negado que la sexta persona con la que se dividieron los ingresos, identificada en su contabilidad con las siglas PAC, fuera Álvarez Cascos. «No es Paco Cascos», ha dicho rotundamente, y ha apuntado que podía tratarse de él mismo y que cedió esa parte a su presunto número dos, Pablo Crespo.

Los ingresos se facturaban a partir de las sociedad Spinaker y Rialgreen que, según consta en varios informes y autos de la instrucción facturó en el 2003 y el 2004 más de tres millones de euros al PP. Este beneficio se habría dividido en dos partes iguales: una que se repartía entre el administrador de Asian Deluxe Group, José Luis Roig Gallego y la persona identificada como P.A.C; y otra que se distribuía entre otras seis personas entre las que volvía a aparecer P.A.C junto a los antes citados. Correa ha explicado que repartió ese dinero con los cinco porque había sido una campaña muy dura y quiso así agradecerles su cooperación en el trabajo realizado. «Me habían ayudado mucho». Según apuntó el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz «los fondos públicos recibidos para la financiación electoral y que se destinan a pagar los gastos electorales que realiza la formación política, actos de la campaña electoral realizados por Rialgreen, revierten a los responsables políticos del Partido Popular encargados del control de los ingresos y gastos electorales, distrayendo estos recursos de forma indirecta para su lucro personal a través de una facturación ficticia con empresas de Luis De Miguel».