El PSOE también se rompió en la calle

Enrique Clemente Navarro
enrique clemente MADRID / LA VOZ

ESPAÑA

V Televisión

«Quieren echar a Pedro sin contar con la militancia», afirma una joven gallega que viajó desde Fene con sus padres

02 oct 2016 . Actualizado a las 09:18 h.

La tensión fue máxima en Ferraz. Más de un centenar de personas acudieron a primera hora de la mañana para respaldar a Pedro Sánchez, a pesar de que la ejecutiva en funciones había pedido que no fuera nadie para evitar incidentes. «¡No es no!», «¡Pedro sí, Susana no!», «¡no a golpistas en las filas socialistas!», fueron los gritos más coreados. Unos cuantos profirieron insultos a todo aquel al que identificaban como crítico. La policía tuvo que proteger a los miembros del comité federal que salían a la calle en los recesos de la reunión, ante el hostigamiento que sufrieron algunos, como el aragonés Simón Casas.

Madina, increpado

Uno de los primeros en llegar, el expresidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, fue recibido con gritos de «¡golpista!», «¡traidor!» y «¡fascista!». La escena se repitió cuando aparecieron otros barones, como el extremeño Guillermo Fernández Vara, y el aragonés Javier Lambán, y otros opositores a Sánchez. Se pudieron oír también gritos de «¡tejeros!», en referencia al teniente coronel que entró en el Congreso el 23F.

El diputado Eduardo Madina, que perdió las primarias contra Sánchez y sufrió un atentado terrorista, también fue increpado. «¡Te voté, pero ya no lo vuelvo a hacer!», gritaba una mujer fuera de sí. «Para mí, el que más culpa tiene es este señor que antes llevaba la chaqueta de pana y ahora lleva un traje de seda», aseguró un veterano militante que portaba una pancarta con la fotografía de Felipe González.