El PP descarta llevar la reforma de la Constitución a su programa electoral

Nuria vega MADRID / COLPISA

ESPAÑA

La cúpula del partido y los barones difieren sobre las prioridades

24 ago 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

El PP se debate estos días entre zanjar la posibilidad de reformar a fondo la Constitución y evitar la imagen de inmovilismo que una decisión así podría ocasionar al partido en el último cuatrimestre electoral del año. La cúpula de los populares descarta por ahora que el programa electoral, que estará listo a mediados de octubre, vaya a recoger una propuesta concreta de modificación de la Carta Magna. Fuentes de la dirección sostienen que el asunto no es urgente o necesario. Ahora bien, reiteran, como el presidente del Gobierno, que de todo podrá hablarse en el 2016, en la próxima legislatura.

Por el momento, el PP se ve a sí mismo como el único partido en la defensa férrea del Estado de las autonomías que recoge la Constitución frente al federalismo que propugna el PSOE y el órdago de los nacionalistas catalanes. Es esta una posición en la que los populares se sienten cómodos y que creen que se corresponde con el deseo de una mayoría social, no partidaria de cambiar el modelo organizativo del país.

Lo que sí está previsto, según la cúpula del PP, es presentarse a las elecciones con un planteamiento general sobre la posibilidad de «actualizar algunos elementos que configuran el pacto constitucional» y que, trasladado al lenguaje común, se corresponde con impulsar el paquete de reformas políticas e institucionales que el partido esbozó en su convención de julio. En este sentido, se plantea la despolitización del Tribunal Constitucional, el Consejo General del Poder Judicial y el Tribunal de Cuentas, o la revisión del reglamento del Congreso y la fijación de una limitación de los mandatos al frente del Gobierno. Mientras, la mejora del modelo territorial pasaría por la reforma puntual del Senado, la de la ley electoral, y la redefinición del sistema de financiación autonómica.