¿Crisis? ¿Qué crisis?


Rajoy tiene, por encima de cualquier otro, un grave problema: ha paseado toda la legislatura con anteojeras, viviendo desconectado de la realidad durante casi cuatro años. Al llegar a la Moncloa, trazó una hoja de ruta que consistía en llegar a finales del 2015 con una recuperación económica que le permitiera justifica retrospectivamente tanto sacrificio humano como ha provocado con sus políticas. Pensaba que con eso le bastaría para volver a ganar cómodamente las elecciones. No contaba con la resistencia de la economía a mejorar. Es lo que tiene la austeridad, que puede que dé beneficios rápidos a una minoría, pero a la mayoría o no les llegan o, si les llegan, lo hace en diferido. Así que aunque las cifras digan una cosa, la gente, la inmensa mayoría de la gente, sigue viviendo en plena crisis. Y, además, resentida con quien ha sido insensible a su dolor y no ha mostrado la más mínima empatía con su desgracia. Por eso, no solo los votantes le dan la espalda al PP, es que, además, muchos le tienen ganas.

Y eso es lo que a Rajoy, que parece seguir viviendo en su particular mundo de Yupi, le cuesta comprender. Tardó en descifrar el mensaje de las urnas, hasta el punto de que tuvieron que ser los barones de sus partidos los que le incitaran a salir del inmovilismo en el que pretendía volver a refugiarse inicialmente. A continuación, sobreactuó anunciando, por su propia voz y por la de próximos como Ayllón, grandes cambios. Pero se ha encontrado con un doble problema: su desorientación para entender lo que está pasando en la realidad y su resistencia a salirse del guion que se trazó hace cuatro años. La consecuencia inmediata es que hasta sus fieles y leales en el partido empiezan a resistírsele, a marcar distancias y a volar por libre. Es lo que suele ocurrir cuando las cosas se tuercen. Eso explica que le haya costado encajar todas las piezas, lo que no solo ha retrasado la resolución de la crisis sino que hace prever que al final todo quede reducido a un simple retoque de chapa y pintura.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags

¿Crisis? ¿Qué crisis?