El poder de Soraya alcanza ya todas las esquinas del Gobierno

La segunda de Rajoy ha tejido una red que cubre todos los ministerios y que se ha fortalecido con la llegada de Alonso


madrid / colpisa

Omnipresente y poderosa, Soraya Sáenz de Santamaría es la mujer con más influencia en el Ejecutivo. De ella dependen hasta los servicios secretos del Estado, algo que no había ocurrido con sus predecesores. Es la vicepresidenta que ordena, coordina y controla la actividad gubernamental, marca el ritmo de los departamentos y cubre los huecos que dejan los ministros que abandonan el barco de Mariano Rajoy hasta que son sustituidos por otros de su confianza. Pero en los últimos meses la número dos de la Moncloa acumula más poder que nunca. Un poder reforzado con el nombramiento de Alfonso Alonso como ministro de Sanidad. Hombre de su confianza, llega para dar impulso al discurso del Gobierno y complementar el suyo.

La salida de Ana Mato posibilitó la designación, pero la relación de la exministra con ella ya estaba deteriorada. «El comité especial para la gestión en España de la enfermedad por el virus del ébola estará dirigido por mí», declaró la vicepresidenta tomando las riendas de la crisis.

La carrera política de Sáenz de Santamaría es atípica. No ha ascendido por méritos en el partido, lo ha hecho por la confianza del presidente. En el 2000, envió su currículo a la Vicepresidencia Primera y Francisco Villar, entonces jefe de gabinete de Rajoy, reparó en su brillante expediente. Se entrevistó con él y con el propio Rajoy, quien la colocó en el departamento jurídico. Desde entonces, ha crecido a su sombra.

Son varias las muescas de victorias en disputas internas que tiene la número dos de Rajoy. La más destacada, el frenazo a la reforma de ley del aborto, un proyecto que nunca fue de su agrado. Alberto Ruiz-Gallardón nunca tuvo sintonía con ella y su salida facilitó la llegada de Rafael Catalá, sobre quien la vicepresidenta tiene una ascendencia total.

La influencia de esta mujer se extiende por todo el Gobierno de forma directa o mediante una red tejida a lo largo de estos tres años. En aquellos departamentos en los que el ministro no es de su círculo, lo es un secretario de Estado o un subsecretario. En esos segundos escalafones figuran, además, abogados del Estado, compañeros de profesión.

Puestos clave

Es cierto que muchos altos cargos se deben más a Rajoy que a su número dos, pero también lo es que ella tiene personal de su confianza en puestos clave de Moncloa. Es el caso del secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, declarado sorayo, el responsable de la Oficina Económica de Moncloa, Álvaro Nadal, y el subsecretario de Presidencia, Jaime Pérez Renovales.

Entre los ministros, a sus amigos de Trabajo, Fátima Báñez, y Sanidad se suma alguien con mucha más trayectoria y con quien se entiende a la perfección. Cristóbal Montoro desde Hacienda tiene capacidad de veto sobre todo proyecto de otros departamentos. Siempre que lo hace es con el beneplácito de la vicepresidenta.

Críticas internas

Es el mecanismo perfecto para impedir que prospere cualquier proyecto que pueda generar problemas a Rajoy. Evitar conflictos al presidente es su objetivo y también una de las razones de las críticas internas y del PP a su protagonismo. Estas fuentes críticas echan en falta visión política, lo que atribuyen a su espíritu tecnócrata, y le reprochan que se ponga de perfil tras cada pregunta espinosa que se le plantea tras el Consejo de Ministros, sobre todo cuando aluden al partido.

Sus silencios y el perfil aún más plano de Rajoy han logrado alimentar el mito Soraya. Nadie duda de su capacidad de trabajo y dedicación. Pero la percepción de estar ante una vicepresidenta todopoderosa viene fomentada por la imagen de que no se mueve un papel en la Moncloa sin que ella lo sepa y porque evita el desgaste de la contienda partidaria. Y eso, que de puertas hacia dentro supone una caída en la apreciación de sus compañeros del PP, se traduce en que en las encuestas del CIS se mantiene como la integrante del Ejecutivo mejor valorada. Lo que se escapa de su control es el PP. Nada quiere saber al respecto, de momento.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos

El poder de Soraya alcanza ya todas las esquinas del Gobierno