La hora del Código Penal de Gallardón

El Congreso inicia hoy el debate de una reforma que endurece e incrementa el catálogo de penas y que es rechazada por toda la oposición


Redacción / La Voz

El pleno del Congreso de los Diputados iniciará hoy el debate sobre el proyecto de ley orgánica por la que se modifica a fondo por segunda vez en menos de tres años el Código Penal de 1995. Se trata de la iniciativa legislativa de mayor calado de las múltiples que ha propiciado el actual ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, ya que lo que se revisa es la segunda ley más importante después de la Constitución. No va a ser objeto de actualizaciones puntuales, sino de una reforma en profundidad que endurece e incrementa el catálogo punitivo y que ya se la conoce en ambientes judiciales como el «Código Penal de Gallardón».

La principal novedad y la más polémica que introduce es la prisión permanente revisable a partir de los 25 años, para los asesinatos más graves, entre ellos los de menores de 16 años o los cometidos por terroristas. Se trata de una medida de dudosa constitucionalidad, según el informe preceptivo pero no vinculante del Consejo General del Poder Judicial, e innecesaria según el del Consejo de Estado.

La prisión permanente revisable es una pena ya aplicada en otros países del entorno europeo, pero hasta ahora inédita en el ordenamiento español. De haber estado en vigor, habría hecho innecesaria la polémica doctrina Parot, cuya anulación ha hecho posible la excarcelación en las últimas semanas de numerosos etarras y presos peligrosos no rehabilitados.

Una buena parte de los operadores jurídicos la consideran innecesaria, argumentando que en nuestro país el tiempo de estancia en la cárcel del tipo de delincuentes a los que va destinada es superior al de los países donde ya está en vigor.

Opiniones similares ha recibido la propuesta de ampliación de los casos en los que podrá aplicarse la libertad vigilada, que hasta ahora solo se imponía en delitos sexuales.

Contra casi todos

El propio ministro acudirá al hemiciclo para defender el texto frente a la oposición del PSOE, Izquierda Plural, CiU, PNV, ERC y BNG, que han presentado enmiendas de totalidad por contener, a su juicio, el redactado medidas «populistas, degradantes e inhumanas» de dudosa eficacia y con un claro «objetivo electoral».

La duración indeterminada y su posible colisión con el principio de reinserción hacen dudar a los grupos de la constitucionalidad de la prisión permanente revisable, al entender que su «eufemístico nombre enmascara una cadena perpetua» contraria a la «dignidad humana».

Las crítica de la oposición también van dirigidas contra la nueva regulación de la libertad vigilada. Alertan de que la permanencia de enfermos mentales en centros psiquiátricos puede llegar a ser «ilimitada».

El PNV demanda una regulación más innovadora en la lucha contra la corrupción y ERC, derogar los delitos contra la Corona. CiU echa en falta más rigor en la reforma, mientras que BNG e Izquierda Plural creen que no reducirá los índices de criminalidad, pero sí conducirá a un incremento de la población reclusa y a «enormes e inútiles costes económicos».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

La hora del Código Penal de Gallardón