El PP teme que Cascos se la juegue

Rajoy no sabe si respaldará el pacto de silencio en torno al caso Bárcenas


madrid / la voz

Mariano Rajoy está liderando la estrategia del no a todo con la que el PP está haciendo frente al caso Bárcenas. Por encima incluso de las recomendaciones de algunos de sus colaboradores más cercanos, que le sugieren que solo se responsabilice de lo suyo y que, en lo que afecta a los demás, cada uno «aguante su vela», el líder del PP ha decidido jugarse su futuro a la arriesgada carta de asegurar que en su partido no ha habido jamás la mínima irregularidad contable. Ese plan aparentemente suicida se basa en el convencimiento de que será imposible probar judicialmente los sobresueldos a los que apuntan los papeles de Bárcenas.

Mientras todos los supuestos afectados mantengan un pacto de silencio en torno a los papeles de Bárcenas será difícil probar nada. Pero, según algunos populares, ese plan supone un serio peligro para Rajoy, porque implica que su futuro no depende solo ya de su propia fortaleza al negar todas las acusaciones. Y, lo que es peor, hace que su supervivencia política dependa de la fidelidad de algunas de sus víctimas en el partido.

El líder del PP ha dado el salto en el vacío sin consultar a los exdirigentes que aparecen señalados como perceptores de sobresueldos, que no le deben nada, y sobre los que no tiene ningún tipo de control. En el PP preocupa muy especialmente Francisco Álvarez Cascos por el hecho de que ya ni siquiera pertenezca al partido y por su carácter imprevisible. Cascos, que tiene poco que perder, conoce todos los secretos del PP. Y una fuga de información por su parte arrastraría en cadena a todo el partido.

El ex secretario general del PP, o «general secretario», como se le conocía en Génova para expresar su poder omnímodo, estuvo en el corazón de las finanzas del PP durante años. Y fue, junto a Bárcenas, el que abrió las puertas del partido a Francisco Correa, que, bajo su mandato, organizaba casi todos los actos del PP. Incluso en su posterior época como ministro de Fomento mantuvo ese contacto. «Paco Cascos, con el que tenía cierta relación, me dio la cuenta de Aena», le dijo Correa al juez.

El temor del PP es que si Cascos se viera acosado en el marco del caso Gürtel, podría tratar de presionar a Rajoy para que lo amparara, con la amenaza de desvelar la contabilidad B. Tampoco se descarta, sin embargo, que Cascos aproveche ahora su respaldo a Rajoy en el caso Bárcenas para tratar de limar asperezas y retornar al partido.

Tampoco controla a Rato

Pero Rajoy tampoco controla a Rodrigo Rato, inmerso en graves problemas personales, de los que el caso Bárcenas es el menor de ellos. La relación de Rajoy con Rato está rota de nuevo porque este considera que el partido no lo ha defendido en el caso Bankia. La necesidad de que Rato respalde la versión oficial del PP podría suponer una mayor implicación del partido en defensa del exministro de Economía. Aunque nadie en el PP duda de su fidelidad, ni Jaime Mayor Oreja ni Ángel Acebes están tampoco especialmente agradecidos a Rajoy. Y se teme también que el empeño de Aznar de emprender la batalla judicial por su cuenta a base de demandas complique la estrategia de defensa de Rajoy, que aún no ha presentado la querella anunciada, como tampoco lo ha hecho Dolores de Cospedal.

la estrategia de defensa del PP

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
76 votos

El PP teme que Cascos se la juegue