Rajoy se dispone a acosar a Mas con todos sus recursos

El Gobierno prepara una dura batalla legal en la que no se descarta la inhabilitación del presidente de la Generalitat


Madrid / La Voz

El acuerdo alcanzado entre CiU y ERC abre paso a un escenario de conflictos políticos y jurídicos entre el Gobierno y la Generalitat. Aunque CiU y ERC hablan en todo momento como si la consulta pudiera tener amparo legal, el Ejecutivo ya ha advertido de que frenará cualquier intento de convocar una referendo que considera ilegal. Rajoy no romperá todos los puentes inmediatamente, pero cambiará su discurso de mano tendida y se prepara ya para una dura batalla en la que está dispuesto a utilizar todos los recursos políticos y jurídicos, no solo para impedir el desafío independentista, sino también para destruir el pacto entre CiU y ERC asfixiando al nuevo Gobierno catalán recurriendo sus decisiones, como el nuevo impuesto a los depósitos bancarios. Pese a todo este acoso legal, Rajoy seguirá manteniendo públicamente la oferta de diálogo a Mas para reconducir la situación. El Ejecutivo considera que la necesidad imperiosa de Cataluña de acogerse de nuevo en el 2013 a al fondo de liquidez autonómica juega a su favor en su objetivo de impedir la insumisión fiscal y legal de Cataluña.

¿Qué hará el Gobierno para frenar la consulta?

No quiere adelantar su respuesta, pero su intención es ir recurriendo al Constitucional cada uno de los pasos que se den sobre el referendo para paralizar el proceso. Si se llegara a la convocatoria formal de la consulta, seria también recurrida. Este paso sería clave porque la admisión a trámite de ese recurso supondría la suspensión cautelar del referendo. Y, en caso de incumplirse esa sentencia, las consecuencias serian ya mucho más graves.

¿Está dispuesto el Gobierno a acabar políticamente con Mas?

Si. Tras recurrir al Constitucional, la reacción legal se centraría en Artur Mas, al que está dispuesto a demandar por invasión de competencias al ser el firmante de la convocatoria. La Fiscalía General del Estado actuaría además contra Mas por un delito de prevaricación. Y, si insistiera en seguir adelante, se le acusaría de desobediencia, lo que podría inhabilitarle.

¿Puede suspenderse la autonomía de Cataluña?

Si. Sería el último recurso. Pero el Gobierno no descarta utilizarlo. Implicaría recurrir al artículo 155 de la Constitución que permitiría, con la mayoría absoluta del Senado, tomar el control total de la autonomía catalana y suspender el referendo.

¿Cuáles serán los primeros pasos desde la Generalitat?

De momento, se evitará la ruptura total. Aún a sabiendas de que no prosperará, tratará de iniciar una negociación con el Gobierno para que se autorice el referendo. Hay que recordar que lo ilegal no sería convocar la consulta, sino hacerlo sin permiso del Ejecutivo. Este proceso durará hasta finales de diciembre del 2013. Tras ello, se abrirá la batalla más dura, porque el Gobierno recurrirá al Tribunal Constitucional la ley de consultas que apruebe el Parlamento catalán, mientras la Generalitat insistirá en que esa norma da cobertura legal al referendo.

¿Pueden provocarse desavenencias en CiU?

Sí. Duran i Lleida, líder de Unió, solo aceptaría una consulta con el permiso del Gobierno. Si Artur Mas siguiera delante sin esta autorización, podría producirse un cisma en CiU, ya que incluso en CDC hay un sector que no es independentista, aunque también en Unió hay partidarios del referendo a toda costa. Eso debilitaría en el Parlamento a Mas, que solo con los votos de CDC y ERC no tendría mayoría suficiente.

¿Cuánto aguantará el pacto entre CiU y ERC?

Es previsible que el acoso del Gobierno haga imposible cumplir el compromiso de plantear el referendo en el 2014. Mas insistirá entonces en explorar otras vías, mientras Junqueras apoyaría la insubordinación y el desafío al Constitucional. Y ahí, el pacto de ayer puede empezar a romperse.

¿Qué papel jugará el PSOE en el conflicto?

Rubalcaba tratará de jugar el papel de árbitro entre el Gobierno y la Generalitat, proponiendo soluciones no irreversibles basadas en el federalismo. Y, en cuanto al referendo, y teniendo en cuenta que el PSC apoya la consulta pero solo si hay acuerdo con el Gobierno, el PSOE trataría de reconducir el debate hacia un referendo en el que no se preguntara directamente por la independencia.

¿Cómo reaccionará el empresariado catalán?

Aunque de mayoría nacionalista, el empresariado catalán teme las consecuencias de una ruptura total con España y tratará de presionar para alcanzar un acuerdo. Ayer el presidente de la patronal catalana Pimec, Josep González, pidió que se rebaje la tensión y reclamó a ERC que anteponga los intereses de Cataluña a los del partido.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Rajoy se dispone a acosar a Mas con todos sus recursos