El PSOE gallego apunta al BNG como socio preferente para las alianzas de gobierno

Gonzalo Caballero reunirá a su ejecutiva para establecer un marco para los posibles acuerdos


santiago / la voz

Compás de espera para analizar los resultados y no anticipar decisiones de cara a la investidura de los alcaldes, que tendrá lugar dentro de tres semanas. Los partidos gallegos reservaron la jornada poselectoral del lunes para digerir el veredicto de las urnas y empezar a explorar fórmulas de gobierno en los más de cien municipios gallegos en los que no existen mayorías absolutas. Seis de las siete ciudades -todas excepto Vigo- se encuentra también en esta situación. Y el PSdeG, con opciones de hacerse con el bastón de mando en todas excepto Pontevedra, expresa su vocación o bien de gobernar en solitario siempre que sea posible o bien de apuntar hacia el BNG como el socio preferente de gobierno.

El PSOE y el BNG mantienen una tradición de acuerdos para la gobernabilidad de los concellos que se remonta al año 1995, cuando el entonces secretario general de los socialistas, Francisco Vázquez, se mostraba remiso a cogerle el teléfono a Xosé Manuel Beiras, pese a autorizar las mayorías de progreso allá donde fuera posible. Aquel primer acuerdo marco le reportó al PSdeG 22 alcaldías a mayores y nueve más al Bloque. Ambas fuerzas salieron ganando, así que no dudaron en reeditar los pactos con algunas variaciones en 1999, el 2003, el 2007, el 2011 y de manera más parcial también en el 2015, cuando ya irrumpieron en escena las mareas, con las que el PSdeG no fue capaz de compartir experiencias de gobierno más allá del año que duró el bipartito con Ferrol en Común.

La experiencia histórica marca, de alguna forma, la actitud de los socialistas ante los pactos. En Lugo, el bipartito PSOE-BNG parece haber sido dictado en las urnas tanto para la ciudad como para conformar el gobierno de la Diputación. «O ideal sería un marco de negociación co BNG», anticipó ayer el secretario general de los socialistas en la provincia lucense, Álvaro Santos.

Decidir caso a caso

El líder del PSdeG, Gonzalo Caballero, se mostró ayer cauto sobre la posibilidad de establecer este acuerdo marco. No anticipará decisiones hasta reunir entre hoy y mañana a la ejecutiva gallega, aunque el resultado obtenido por el partido en cada municipio obligará al partido a perfilar un marco de negociación flexible para decidir caso a caso, otorgándole a cada candidato libertad para elegir su camino. Solo hay un límite: el PSOE no participará en acuerdos de investidura o de gobierno con las fuerzas de la derecha.

Algunos alcaldables no esperaron a conocer el alcance de la decisión a nivel gallego para empezar a desbrozar el camino de la gobernabilidad. El cabeza de lista del PSdeG en Santiago, Xosé Sánchez Bugallo, ya dejó claro que está abierto tanto a gobernar en solitario como mediante acuerdos con otras fuerzas. Y para no dar lugar a equívocos, apunta al BNG como aliado preferente, al remarcar que el bipartito que ambas formaciones compartieron en el pasado «deixou bo sabor de boca tanto no Bloque e no PSOE como na cidadanía».

La portavoz local del BNG, Goretti Sanmartín, se apresuró a valorar esta opción y puso de relieve que todavía es «moi pronto» para hablar de un bipartito que, en todo caso, no llegaría a la mayoría absoluta, aunque permitiría conformar un gobierno local de base más amplia.

En la misma tesitura se encuentra la socialista Inés Rey en A Coruña. Con el BNG no suma mayoría absoluta, pero en su equipo sostienen sin rodeos: «Vemos con simpatía a Francisco Jorquera», el cabeza de lista nacionalista, al que no tendrían grandes inconvenientes en darle cabida en el gobierno local, pues consideran que su «seriedade e competencia no traballo» no iba a defraudar a nadie.

Ahora bien, los socialistas son conscientes de que se impone un compás de espera y de que no pueden precipitarse en las decisiones, pues tanto en A Coruña como en Ferrol la investidura depende también de lo que digan las mareas. Así que más allá de que el PSOE gire su mirada hacia el BNG, el perfil de los futuros gobiernos dependerá en parte de los intereses que puedan tener las mareas en A Coruña y Ferrol.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El PSOE gallego apunta al BNG como socio preferente para las alianzas de gobierno