Ana Pontón: «O BNG non defraudará para traballar por unha Galicia mellor»

La candidata lamenta la victoria del PP y promete canalizar «a ilusión xerada» para luchar por un cambio político


Santiago / La Voz

La tercera mayoría absoluta cosechada por Feijoo en Galicia de forma consecutiva no impidió que en el rostro del BNG pudiera apreciarse ayer una sonrisa. Y quizás también un suspiro de alivio. El frente venía perdiendo votos de forma ininterrumpida en una hemorragia que parecía imparable. Así era hasta el punto de que, tras las elecciones generales del pasado mes de diciembre, algunas proyecciones apuntaban a que podría quedar fuera de O Hórreo. No solo no fue así, sino que el BNG, contra todo pronóstico, haciendo trizas todas las encuestas, lograba seis escaños y afianzaba su grupo parlamentario propio con representación en las cuatro provincias.

Pasadas las diez de la noche comparecía Ana Pontón, su candidata. Y lo hacía sin poder ocultar una sonrisa. La cabeza de cartel lamentaba la victoria de los populares por tercera vez consecutiva y prometía canalizar la «ilusión xerada» para trabajar por una Galicia diferente a la de Feijoo. «Non imos permitir que este tempo novo se estrague, este resultado vai ser o sostén para construír o futuro, dános alento para seguir traballando; hai unha vitoria do PP, pero non ten que reinar a desazón», dijo la candidata ante los medios mientras era jaleada por los militantes y simpatizantes allí congregados.

Nuevos tiempos

«Non imos defraudar para traballar por unha Galicia mellor», insistió la candidata. Los resultados obtenidos por el BNG, apenas un escaño menos que en el 2012 y por encima del umbral de los cien mil votos, plantean el interrogante de hasta qué punto ha influido el debate de la TVG en el que Ana Pontón quedó como segunda mejor valorada por detrás de Feijoo. Preguntada por esto en su comparecencia, Ana Pontón quiso poner el foco en el trabajo colectivo del BNG. «Fixemos unha campaña de todos, con milleiros de persoas traballando en equipo», dijo, aunque reconoció que el debate sirvió para dar visibilidad y generar nuevas expectativas entre el electorado.

«Conseguimos remontar as enquisas e xerar unha ilusión que estaba ao redor para chegar a un resultado que non esperabamos», dijo Ana Pontón.

Campaña distinta

La candidata insistió durante su comparecencia en que el BNG, en un momento muy adverso, consiguió mostrar una capacidad de organización y una consolidación que abre la puerta a un tiempo nuevo. A lo largo de dos intensas semanas de campaña, marcadas por la actuación de la candidata del BNG en el debate televisivo, el frente nacionalista fue también capaz de dar la batalla en las redes sociales y acaparar la atención de Internet, pese a que partía en una posición de menos visibilidad como cuarta fuerza del Parlamento gallego. El momento clave fue cuando el PP lanzó un cartel que simbolizaba que sin ellos Galicia se convertiría en una feira, y los nacionalistas contrarrestaron rápido con una réplica.

El resultado obtenido por los nacionalistas, muy por encima de lo inicialmente previsto por las encuestas, propicia la entrada en el Parlamento gallego de Xosé Luis Rivas, Mini, persona vinculada al mundo artístico y al activismo cultural y exalcalde de Boimorto. También entra la número dos de la provincia de Pontevedra, Montse Prado, que iba detrás de Luis Bará y que repetirá como diputada autonómica en la próxima legislatura.

El resultado cosechado por el Bloque también abre las puertas de O Hórreo a dos jóvenes diputadas que ya habían encabezado la candidatura nacionalista en las pasadas generales. Se trata de Olalla Rodil, por Lugo, y de Noa Presas, por Ourense. Dos rostros que simbolizan la renovación del BNG y que el nacionalismo proyectó en dos circunscripciones, tanto en las generales del 20 de diciembre como en la repetición del pasado mes de junio. Provincias, ambas, en las que el Bloque tiene menos fuerza.

La candidata nacionalista, durante su comparecencia, también fue interpelada por el escenario de una hipotética repetición de las elecciones generales, y advirtió de que si se produce esa convocatoria «o nacionalismo iría a por todas» para lograr la representación que le dé una voz a Galicia en Madrid.

Ana Pontón aprovechó su comparecencia en la noche electoral para advertir que este resultado abre «un tempo novo» no solo para Galicia, sino también para el Bloque Nacionalista Galego, que tiene pendiente ahora abordar un proceso para revisar su proyecto. «Toda a ilusión e toda a esperanza xerada nesta campaña vai ser o sostén para fortalecer o proxecto nacionalista», dijo la candidata en su intervención.

Afiliados y cargos festejaron los seis escaños en un restaurante compostelano

Los nacionalistas establecieron su cuartel de campaña en un restaurante a las afueras de Compostela, en el barrio de Vidán. Y desde muy pronto, casi una hora antes de que se cerraran los colegios, ya había militantes y simpatizantes junto a cargos orgánicos e institucionales. Allí estaba en la barra, tranquila, su candidata Ana Pontón, junto a los responsables de la campaña, Rubén Cela y Goretti Sanmartín. La ilusión empezó a ser visible cuando se conocieron las primeras encuestas a pie de urna. Y a medida que iba avanzando el escrutinio la alegría fue a más. Nadie había pronosticado un resultado así y mucho menos conservar el grupo parlamentario propio.

Cargos institucionales

Los congregados en el cuartel nacionalista lo celebraron como un inesperado triunfo pese a la aplastante victoria del PP. Allí estaba Carlos Callón, cabeza de lista por A Coruña en las pasadas elecciones generales; Bieto Lobeira, exdiputado autonómico; Néstor Rego, exconcejal en Santiago; y el cabeza de lista por Pontevedra, Luis Bará.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

Ana Pontón: «O BNG non defraudará para traballar por unha Galicia mellor»