Todo vale en campaña para llamar la atención del votante

ELECCIONES 2016

Las formaciones políticas escapan, cada vez más, de formalismos y de mítines clásicos. Lo importante es atraer la atención mediática y de esos ciudadanos no convencidos. Los expertos valoran más tener una buena campaña virtual que presencial

16 may 2015 . Actualizado a las 13:25 h.

Espacios abiertos -que atraen a más vecinos- y actos informales. Menos mítines y más paseos de los candidatos por la calle. La campaña electoral gallega se aleja, cada vez más, de formalismos y de los viejos usos, en un cambio de modelo que busca atraer a esos ciudadanos no convencidos pero, también, a los medios de comunicación.

Descenso de piraguas, performances, minimítines callejeros con el candidato sentado en un taburete o charlas nocturnas a la luz de la antorcha son tan solo algunos de los actos programados durante la campaña en un intento de demostrar (aunque sea de forma forzada) que corren nuevos tiempos en la política. Unas propuestas frescas y originales de eficacia, sin embargo, no contrastada.

«Esta tradición la hemos importado de Estados Unidos, donde se practica, por lo menos, desde hace una década. Estos actos, innovadores y hasta transgresores, son interesantes, cuanto menos porque consiguen atraer la atención del electorado y, también, de los medios. Los partidos logran hace ruido y llegar a gente que jamás hubiese ido a su evento en un contexto normal. Votantes que no tienen nada que ver con su ideología pero a los que, de alguna manera, le han llamado la atención», defiende Fernando Herrero-Nieto, el presidente de la Asociación Española de Marketing Político (Asesmap). «Pueden funcionar pero no son determinantes para conseguir el voto», puntualiza a continuación.