Pontevedra: La derrota del PP simboliza el fin de una era

El PSOE gana por primera vez a la derecha en la provincia: sube a 3 escaños, el PP baja a 2 y Ciudadanos logra 1

M.Moralejo
vigo | la voz

El Partido Socialista ha ganado por primera vez las elecciones generales en la provincia de Pontevedra. Y lo hace tanto en votos como en escaños. Nunca antes había sucedido: desde que UCD arrasara en 1977 y 1979, el resto de los comicios habían sido siempre para los populares. Mariano Rajoy resistió en su tierra incluso los embates del mejor momento de Zapatero, pero ahora se cierra toda una era con la derrota de la lista que encabezaba Ana Pastor, que baja de 3 a 2 escaños.

Los socialistas logran tres diputados, uno más de los que tenía, y pasan de ser la tercera fuerza política en votos (estaba por encima En Marea-Podemos, que ahora baja de 2 a 1) a convertirse en la primera. La candidatura de la maestra y sindicalista Olga Alonso, exconcejala viguesa y persona de máxima confianza de Abel Caballero, se hace con casi un tercio de los votos de toda la provincia (62.500 papeletas más que hace tres años).

Además de tratarse de un vuelco electoral sin precedentes, el resultado de las urnas viene a reforzar el poder que ahora mismo ostentan los socialistas en la provincia. A menos de un mes para que se celebren las elecciones municipales, los resultados invitan a pensar que el terreno parece expedito para que Carmela Silva no solo repita como presidenta de la Diputación de Pontevedra, sino que puede hacerlo marcando mayores distancias respecto a sus socios del BNG, que siguen en retroceso. La victoria de Pedro Sánchez en las generales también supone la continuidad del socialista David Regades en el Consorcio de la Zona Franca.

Los resultados en las dos grandes ciudades de la provincia no dejan lugar a dudas. En Vigo arrasa el PSOE, que sube del 24 % al 36 % de los votos. Y eso que Abel Caballero no necesitaba ningún balón de oxígeno tras la última encuesta de Sondaxe, que le auguraba una mayoría absoluta con 18 de los 27 concejales de la corporación. En el caso vigués, es especialmente llamativa la caída del Partido Popular: en el 2016 obtuvo el respaldo del 31,20 % de los electores y anoche se quedó en apenas el 18 %. Un batacazo sin paliativos que les lleva al tercer lugar, por detrás de Podemos-Mareas, y a perder unos 20.000 votantes en la urbe más poblada de Galicia.

Buena parte de los seguidores del PP se han ido para Ciudadanos, que logra el 11 % de las papeletas en la provincia, con algo más de 61.800 respaldos. La periodista Beatriz Pino se estrenará como diputada en el Congreso para la formación naranja.

En la capital de la provincia también se produjo ayer el triunfo histórico del PSOE. Así como en Vigo sí habían ganado ya los socialistas en la era Zapatero, en la ciudad de Pontevedra esto nunca había sucedido. El PP ve esfumarse su feudo tradicional al quedarse unos 4.450 votos por debajo de los socialistas.

El panorama se antoja especialmente complicado para el presidente del PP pontevedrés, Alfonso Rueda. Los populares se mantienen como principal fuerza política en 35 concellos, algo más de la mitad de los que tiene la provincia, pero en muchos casos lo hacen con un margen muy escaso y cediendo la victoria en algunas de las plazas más pobladas, como Vilagarcía de Arousa, Redondela y Cangas.

El triunfo del PSOE y la derrota del PP se traduce también en un cambio de papeles en el Senado. El PSOE logra tres puestos en la Cámara alta y el PP baja de 3 a 1. Se cae la expresidenta del Parlamento gallego Pilar Rojo. Otro símbolo del fin de una era.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Pontevedra: La derrota del PP simboliza el fin de una era