El Gobierno decide mantener la selectividad sin cambios para este curso

La voz REDACCIÓN

EDUCACIÓN

Alumnas durante un examen en la pasada convocatoria de la selectividad, en el campus de Santiago.
Alumnas durante un examen en la pasada convocatoria de la selectividad, en el campus de Santiago. Sandra Alonso

La Xunta había pedido que no se modificara el modelo estando el Ejecutivo en funciones, y ante la inminencia del arranque de las clases

31 ago 2023 . Actualizado a las 11:10 h.

El Ministerio de Educación acaba de trasladar a las comunidades autónomas que la prueba de selectividad del curso 2023-2024, que se celebrará en junio para los alumnos que aprueben segundo de Bachillerato, se mantendrá como hasta ahora, sin cambio alguno. Había una gran inquietud entre la comunidad educativa por posibles cambios, anunciados por el Gobierno hace meses, porque no se había puesto nada en marcha y el curso escolar está a punto de comenzar.

El ministerio de Pilar Alegría, que está en funciones, ha decidido no pillarse los dedos con esta cuestión y ha decidido aplazar los cambios, también para evitar derivadas jurídicas. En Galicia, unos 12.000 estudiantes estaban pendientes de esta decisión ante posibles cambios en el modelo de examen de acceso a la universidad. Es posible que el nuevo formato, de transición hasta el cambio definitivo del 2028, se deje ya para el 2025.

La Xunta de Galicia había sido uno de los gobiernos autonómicos que habían pedido esa suspensión. Aunque la educación es competencia territorial, las decisiones sobre la EBAU (ABAU en Galicia) son una tarea exclusiva del ministerio. Este lunes pasado lunes, el conselleiro Román Rodríguez envió una carta a la ministra en la que le solicitaba que el Gobierno paralizara el nuevo modelo. 

A juicio de la Xunta, resultaba «inadmisible» que a dos semanas de iniciar el curso, el alumnado «no sepa cómo van a ser estas pruebas en junio ni cómo prepararlas». «El Gobierno gallego reclama que se paralice la reforma y que este curso la EBAU se desarrolle con el mismo modelo que en los últimos años», apuntaba el conselleiro.

«Ellos, sus familias y el profesorado necesitan certezas en un curso tan importante en su vida. [La propuesta] Empezó mal formulada por parte del Gobierno central, se sumió en un proceso de rectificaciones permanentes y ahora se encuentra en un túnel sin salida», añadía.