Educación deja libertad a los centros para que regulen el reparto de aulas

Pueden combinar desdobles, mamparas, turnos de tarde y teledocencia

Preparativos en el IES Valle Inclán para atender las exigencias contra el covid-19 en este curso
Preparativos en el IES Valle Inclán para atender las exigencias contra el covid-19 en este curso

Pontevedra, Redacción / La Voz

Cada centro de secundaria tendrá libertad para decidir cómo va a organizar sus aulas, aunque necesitará el visto bueno de la Inspección para poder ejecutar su propuesta. La Consellería de Educación no quiere ofrecer ninguna consigna al respecto, aunque indirectamente da alguna pista: al conselleiro no le convencen los turnos de tarde porque afectan a la conciliación y los desdobles deberán estar a expensas «do aporte de profesorado».

Son unos 500 los centros que ofrecen ESO, bachillerato o FP de forma ordinaria y que se ven afectados por la norma (aprobada el 28 de agosto pasado) de que los alumnos deberán estar sentados a una distancia de 1,5 metros entre sí. La mayor parte son institutos públicos (IES), unos 254; a eso hay que sumar 155 colegios concertados con ESO (muchos no tienen bachillerato); los 64 CPI (colegios públicos de primaria y secundaria) y los 23 CIFP (institutos solo de FP).

Las alternativas que barajan los equipos directivos son fundamentalmente cuatro: desdobles, mamparas, turnos de tarde y teledocencia. Todo ello siempre que los alumnos (la ratio en secundaria es de 30, a los que hay que sumar los repetidores) no quepan en el aula separados 1,5 metros entre sí.

Desdobles

Es la opción que todos prefieren pero que, según explicó ayer el propio conselleiro de Educación, Román Rodríguez, en su visita al CIFP A Xunqueira de Pontevedra, «está vencellada ao aporte de profesorado». Según denunciaron esta semana directores de centros, ellos tramitaron la petición de más docentes, pero la Inspección les negó la posibilidad de ampliar tanto la plantilla; claro que algunos institutos solicitaron 40, 50 y hasta 60 profesores más.

El otro gran problema de los desdobles es el espacio. Encontrar diez o doce aulas para recolocar a los alumnos resulta casi imposible en los institutos históricos que están en el centro de las ciudades.

Turnos de tarde

Es una opción para algunos centros, aunque tienen el problema de la conciliación familiar de los alumnos y profesores. A los estudiantes les coinciden las tardes con clases de refuerzo y formación complementaria, especialmente en música y deportes; los profesores, por su parte, son reacios a partir la jornada, y algunos simplemente no pueden porque tienen hijos o padres que atender. Además, hay institutos con clases de tarde y hasta de noche, por lo que la disponibilidad de espacio es menor.

Mamparas

La solución aportada el pasado miércoles en el Consello Escolar de Galicia por Román Rodríguez es, cuando no hay otra opción, colocar mamparas individuales en las clases. Entonces no hay que mantener el 1,5 metros de distancia, aunque sí la mascarilla estando sentados.

Los sindicatos no quieren esta medida porque no reduce las ratios y muchos profesores creen que no son lo suficientemente seguras ante el riesgo de contaminación de las superficies.

Teledocencia

Veinte alumnos en el aula y 10 en casa, de forma alterna y compartiendo la misma clase, el profesor hablando para unos y otros gracias a las videoconferencias. Esta es una de las soluciones más repetidas en España, especialmente para los alumnos mayores, a partir de 3.º de ESO.

En Galicia, la consellería la propone como alternativa en bachillerato y FP media y superior —no obligatorias— para aligerar las necesidades de los centros.

Las mamparas, una solución poco arraigada en España

Ministerio y comunidades se comprometieron a establecer una distancia de 1,5 metros entre los alumnos, más allá de los llamados grupo burbuja —los alumnos se relacionan libremente en su aula, pero solo con su aula— que suelen limitarse a infantil y primaria. ¿Pero qué pasa cuando los estudiantes no caben en una clase por culpa de los 1,5 metros de seguridad? Entre los mayores (a partir de 3.º de secundaria) se impone la presencia alterna en el instituto; las mamparas y los turnos de tarde apenas se contemplan.

mamparas

Castilla-La Mancha. Instalarán 10.000 mamparas de metacrilato.

Castilla y Léon. Las mamparas solo están previstas en los autobuses mixtos (escolar y de pasajeros), para separar las zonas.

Madrid. La Comunidad compró 65.000 mamparas para aquellas aulas que precisen medidas adicionales de protección y 260 aulas prefabricadas para desdobles.

bajada de ratios

Madrid. Se reorganizó para que haya hasta un máximo de 20 alumnos en infantil y primaria y hasta 23 en primero y segundo de ESO (o 1,5 metros).

Cataluña. Menos de 20 niños en infantil y primaria, 30 en ESO y 32 en bachillerato y FP. Todos son aulas burbuja.

Asturias. En infantil, primaria y 1.º y 2.º de secundaria, las aulas son tipo burbuja con un máximo de 20 alumnos (21, excepcionalmente).

Baleares. En infantil y primaria, 20 alumnos. La comunidad tiene una bolsa exprés de interinos.

C. Valenciana. La ratio hasta 2.º de primaria es de 20 alumnos, y solo pueden llegar a 25 si no hay espacio físico en el centro para el desdoble de aulas.

Murcia. En infantil y primaria la ratio es de 20 alumnos y en 1.º y 2.º de ESO, de 24; si se sobrepasa, los estudiantes solo tendrán clase presencial 4 días por semana.

semipresencialidad

Las que no. Castilla y León, Extremadura, Navarra y País Vasco son las comunidades que no contemplan la opción de semipresencialidad en ningún nivel.

Todo ESO. En Cantabria, en el escenario 2 de la pandemia, se prevé que solo acudan a diario a clase los alumnos de infantil, primaria y 2.º de bachillerato. El resto puede combinar las dos modalidades, con clase en el centro o desde su casa.

Desde 2.º de ESO. Los propone Baleares, con 15 alumnos por aula y turnos diarios rotatorios.

Desde 3.º de ESO. Es una opción en Andalucía, Aragón, Asturias, Murcia (días alternos) y La Rioja.

Solo en bachillerato y FP. Es una medida que se contempla en Canarias, Cataluña y Galicia.

 

Un informe jurídico provincial atribuye la desinfección de centros a la Xunta

La desinfección tres veces al día de los centros educativo es, ahora mismo, un quebradero de cabeza para muchos ayuntamientos gallegos, que son los responsables del mantenimiento en los centros de infantil y primaria. Por eso, la Diputación de A Coruña pidió a su asesoría jurídica que realizase un informe sobre la obligatoriedad de seguir con el servicio en estas circunstancias y los técnicos han dicho que es cosa de la Xunta.

«Máis alá dunha limpeza ordinaria, as cales deben ser adoptadas e executadas pola autoridade sanitaria»

El informe, resume el presidente del organismo, Valentín Formoso, aclara que «os concellos estamos asumiendo unha competencia que non nos corresponde». Por eso ha demandado a la Xunta «apoio económico» para que los municipios puedan desarrollar estas funciones «coas máximas garantías». El documento, remitido a los ayuntamientos de la provincia, sostiene que «o control atribuido aos concellos debe encadrarse nunha función de vixiancia do municipio e a súa poboación, pero en modo algún ese control pode implicar a adopción de medidas específicas, que van máis alá dunha limpeza ordinaria, as cales deben ser adoptadas e executadas pola autoridade sanitaria competente».

Los sindicatos convocantes de la huelga la pasan al día 23

El retraso de una semana en el inicio del curso en secundaria ha supuesto que las organizaciones sindicales convocantes de la huelga en los centros educativos también pospongan la movilización.

Son cuatro los sindicatos que han optado por esta medida de presión: CIG y CC.OO., los dos principales sindicatos en la escuela pública gallega, así como STEG e CSIF. Solo CIG y CC.OO. están en la mesa sectorial de la comunidad, a los que acompañan ANPE y UGT; estas dos últimas organizaciones no apoyan por el momento la huelga, y tampoco lo hicieron en la protesta del día 10, cuando comenzaron las clases en infantil y primaria.

La jornada de huelga del día 23 afecta a toda la educación secundaria obligatoria, bachillerato, FP, enseñanzas artísticas y de diseño, deportivas y de régimen especial (como idiomas). Además de la ausencia de los trabajadores a colegios e institutos, se organizarán concentraciones frente a distintos organismos.

El CSIC desaconseja que los alumnos mayores de 16 años vuelvan a las aulas

álvaro soto
Alumnos del IES A Basella, en Vilanova de Arousa, cuando volvieron a clase a finales de mayo
Alumnos del IES A Basella, en Vilanova de Arousa, cuando volvieron a clase a finales de mayo

El centro científico dice que la no presencialidad funciona en esa franja de edad, mientras que  avala el retorno a clase de los más pequeños

La vuelta a las aulas es segura para los menores de 16 años, pero no para los mayores de esa edad. Así lo cree el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), el organismo científico y adscrito al Ministerio de Ciencia, que en un informe alerta del riesgo que supone el retorno de los alumnos de los cursos superiores de secundaria y universitarios a los centros educativos. El aviso forma parte del documento titulado Una visión global de la pandemia Covid-19: qué sabemos y qué estamos investigando desde el CSIC, en el que la agencia estatal recoge toda la evidencia científica conocida hasta el momento sobre el coronavirus.

Seguir leyendo

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
13 votos
Comentarios

Educación deja libertad a los centros para que regulen el reparto de aulas