Regreso a clase entre marea y marea

Albano Fernández, marinero de Burela, podrá acompañar el día 12 por primera vez a su hija Zeltia en el inicio de curso

.

burela / la voz

Pasar una tarde de principios de septiembre en casa, tranquilo y sin prisas, forrando libros para el nuevo curso escolar mientras contempla la ilusión con la que la pequeña Zeltia, de 3 años, se prueba la mochila de los Trolls que está a punto de estrenar, y Breogán, que tiene 7, le cuenta emocionado que el miércoles conocerá a su nueva profesora y que aún no tiene profe de música, es uno de esos pequeños grandes placeres de la vida que Albano Fernández puede disfrutar muy de vez en cuando. Solo cuando su trabajo como cocinero en un barco de Burela que faena en el Gran Sol se lo permite. Y este año va a ser posible por fin. «Con Zeltia é a primeira vez que me coincide a volta ao cole. Con Breogán coincidiume algunha vez cando era pequeno, porque no mar levo tres anos. Antes era carpinteiro, pero coa crise tiven que reconverterme», explica este padre de familia burelense, que es natural de A Rigueira (Xove), y que alterna mareas de entre dos meses y medio y tres meses embarcado con descansos de unas tres semanas en casa. Por eso resalta que su mujer, Lucía Bouza, es la auténtica capitana del equipo: la que se ocupa de la intendencia todo el año, y sobre quien recae la responsabilidad de tomar todas las decisiones en solitario cuando él no está.

Ropa, calzado, libros de texto, material escolar, equipaciones para las actividades extraescolares y deportivas... La lista de compras que hay que hacer estos días parece no tener fin. «O cálculo do gasto da volta ao cole non quero nin facelo; só os libros para os dous nenos custaron 300 euros, e en material calculo que se irán outros 50. E iso que non van a Relixión, que se tivésemos que comprar os libros aínda sería máis», relata la mujer, que añade bromeando: «E menos mal que a Zeltia coincídelle o aniversario o día 15 e encántalle que lle regalen roupa e calzado, aínda que algún xoguete cae sempre».

En el CEIP Virxe do Carme

El día 12, Breogán será uno de los más de 136.000 niños gallegos que volverán a las aulas de primaria. En su caso, cursará tercero en el CEIP Virxe do Carme de Burela. «Tamén xogo ao fútbol no Burela, este ano en benxamín B. E vou empezar coa música, a tocar o saxo, porque miña nai tocouno, meu padriño tamén e meu bisavó xa o tocaba», detalla.

En el mismo colegio estudiará quinto de infantil su hermana, que irá a la piscina y también probará con la música. «Eu son de Burela, xa fun ao Virxe do Carme e faime ilusión que eles vaian a ese cole tamén», comenta la progenitora, que por ahora ha renunciado a trabajar fuera de casa para criar a sus hijos. «Estou dedicada a eles ao cen por cento, e non paro un momento. E penso na xente que traballa fóra e que ten que facer mil manobras para poder chegar a todo», señala.

¿Les apetece volver a clase? Los cuatro dicen que sí, aunque cada uno tiene sus razones. «Con algúns coincidimos na praia, pero hai tempo que non vexo a moitos compañeiros e faime ilusión velos», destaca Breogán. Zeltia confiesa con timidez que le «tarda» ver a Maricarmen, su profe. Y su madre cuenta que el verano se le hace un poco largo, sobre todo por las ausencias de Albano. «Os nenos descansaron o suficiente e o inverno lévoo mellor, porque coa rutina pásame rápido, aínda que me falta el», indica, antes de reconocer que a veces es complicado no venirse abajo. «Cando sinto que me falta el, que estou sempre cos nenos e non podes ter unha conversa de adultos, penso nunha rapaza senegalesa que ten un neno da idade de Zeltia. O seu home tamén é mariñeiro e ela está soa aquí, e eu polo menos teño a meus pais e a meus sogros», indica.

«Ímolo levando!», dice Albano, que cuando vuelva a embarcar, posiblemente en torno al día 20, sabe que a lo mejor no podrá volver a casa hasta Navidad. «O barco vai descargar todas as semanas en Irlanda e podemos falar por Skype», se consuela. «Unha das veces que marchei Zeltia non andaba nin falaba, e cando volvín veu correndo polo corredor berrando ‘papá’. Iso non o esquecerei nunca», comenta casi con lágrimas en los ojos. Y con emoción cuenta que Breogán es muy hablador: «Cando volvo, en dous días xa me pon ao día de todo».

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
5 votos
Comentarios

Regreso a clase entre marea y marea