«Non é unha aula de castigo»

Pontevedra pone en marcha un programa para prevenir expulsiones de estudiantes de secundaria por mala conducta


pontevedra / la voz

«El objetivo es no llegar a la expulsión». La presidenta de la Asociación de Déficit de Atención e Hiperactividad de Pontevedra (Adahpo), Montse Álvarez, lo apuntó ayer en la presentación del programa Convive. Una iniciativa que gestionará el colectivo y que ponen en marcha la Federación Provincial de ANPA de Centros Públicos de Pontevedra (Fanpa) y la concejalía de Educación. Gracias a esta iniciativa se subvencionarán 35 plazas para que alumnos de secundaria de institutos de la ciudad con «conductas disruptivas» asistan a terapia especializada.

El presidente de la Fanpa, Rogelio Carballo, explicó que se trata de ofrecer una atención profesional a alumnos que son expulsados del aula por mala conducta. Normalmente, por acumular varias faltas de orden. «Do que se trata é de que pola mañás asistan á aula da asociación, donde serán avaliados psicoloxicamente e desenvolverán actividades. Non se trata de que vaian facer os deberes, non é unha aula de castigo», subrayó Carballo. Por la tarde, se realizará la intervención pedagógica para intentar invertir esas conductas. La Fanpa y el concejalía ya tenían un plan pionero sobre TDAH para primaria y decidieron dar «un paso máis alá en secundaria».

La psiquiatra de Adahpo, Leticia Gómez, dijo que esas conductas, que se suelen identificar con niños «vagos», «malos» o «faltones», son solo la punta del iceberg: «Hay que ver la base porque puede haber un trastorno no diagnosticado que requiere una valoración y una terapia».

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
2 votos

«Non é unha aula de castigo»