José Miguel García: «Con lo que aprendimos en R, el salto al mercado nacional es ilusionante»

El consejero delegado de la gran teleco del norte cierra su mejor ejercicio tras lanzar la expansión nacional


redacción / la voz

A punto de cumplir dos años al frente del grupo Euskaltel, José Miguel García acaba de presentar unos resultados récord en el año de la pandemia, fruto de una expansión nacional bajo la marca Virgin Telco. Pero no conforme con eso, ha lanzado una nueva empresa que aglutina el negocio de fibra para llevar a cabo la modernización de la red con 300 millones de inversión, la mitad de ellos en Galicia.

-El beneficio del grupo aumentó casi un 30 % hasta los 79,8 millones, ¿cómo lo han hecho en un año tan complicado?

-Con el esfuerzo grandísimo de mi equipo de R, de Telecable y de Euskaltel. Realmente ha sido un año muy, muy, muy extraordinario y muy difícil. Ahora, con los resultados en la mano, parece fácil, pero detrás ha habido 365 días muy complicados. Aunque los resultados han sido muy importantes, lanzamos la expansión nacional en mayo, cuando teníamos dudas, porque había restricciones a la portabilidad, todo el mundo estaba confinado, nos decían que no seríamos capaces... Pues resulta que este equipo, desde Galicia, desde Asturias y desde el País Vasco, hemos lanzado una de las ofertas más competitivas, la que más está creciendo, con 71.000 clientes más, y en plena pandemia. El compromiso de hacer una empresa nacional lo hemos cumplido.

-O sea, que una de las claves del éxito ha sido también la valentía de lanzarse a por el mercado nacional en pleno confinamiento.

-Claro que sí, valentía, pero con muchísimo criterio, porque tenemos muchísima confianza en nosotros mismos, en nuestra hoja de ruta, no solo en la expansión nacional, sino en toda la transformación que hemos hecho de nuestros negocios tradicionales.

-Esos resultados son fruto del lanzamiento de Virgin Telco. ¿Qué cree que es lo que ha enganchado a tantos clientes?

-Nos decían: ‘¡Uy!, otra marca más, que ya hay muchas'. Y nosotros contestábamos que había espacio, que gracias a lo que habíamos aprendido con R en Galicia nos íbamos hacia una oferta de valor. A pesar de que hay catorce marcas low cost en España, cuatro millones de clientes se siguen cambiando de operador, por tanto, no deben de estar muy contentos. Por otro lado, tienes las ofertas convergentes de los operadores tradicionales de toda la vida llenas de trabas, de peros y de pegas. Nosotros dijimos ‘haz lo que te dé la gana, elige lo que quieras y paga solamente por lo que usas'. Ese fue un planteamiento de mucho coraje, muy valiente, que nos ha hecho crecer por encima de lo previsto y entre los clientes de más valor, convergentes, con velocidades de 600 megas, con más de dos líneas de móvil, con la tele... Por eso hemos lanzado Virgin Family. También hemos mejorado en solo móvil, si mira las portabilidades de febrero verá que somos unos de los líderes. Muchos de nuestros competidores empiezan a decir lo mismo que decíamos nosotros y nos están copiando. Y todo eso viene del aprendizaje de R, que tiene mucha de la culpa de ese posicionamiento.

-¿En qué territorios han crecido más como Virgin?

-No hay ningún rincón de España que no pueda contratar Virgin. Los mejores resultados se concentran en las grandes ciudades. Venimos con un perfil de cercanía como R, y al final Virgin Telco lo cocinan en Galicia y en el País Vasco, mayoritariamente, y el ADN que tenemos en R se traslada a Virgin. Hay territorios que les gusta eso más que a otros, estamos viendo que donde la cercanía es importante penetramos más.

-Entonces, ¿han tenido más éxito en Galicia, Asturias y el País Vasco?

-No, de hecho es donde menos ha penetrado Virgin, que todavía no es capaz de competir contra R, Euskaltel o Telecable.

-Lleva casi dos años pilotando Euskatel. ¿Ha recibido alguna oferta para comprarle la empresa?

-La verdad es que no. Estamos muy centrados en nuestra estrategia.

-Y ¿al revés? ¿Han presentado ofertas para comprar otra empresa?

-Siempre estamos en el mercado; hay cosas interesantes, pero no hay nada en concreto. Estamos muy atareados.

-Su competidor directo, MásMóvil, ha empezado a vender energía eléctrica. ¿Ustedes también lo harán?

-No. Estamos muy centrados en mejorar las telecomunicaciones. Con R hemos hecho mucho trabajo en Galicia porque el coronavirus nos trajo sorpresitas como el incremento de volúmenes de tráfico de hasta el 300 % en algunos servicios. Eso nos ha metido mucha presión, hemos invertido ocho millones más de los que teníamos previsto en red por eso. También hemos continuado con el plan Avanza sumando 60.000 hogares más. La banda ancha ya no puede no llegar a los sitios más remotos. Y estamos con nuestro nuevo proyecto de fibra más avanzada de toda Europa... Hay mucho que hacer como para meternos en otros sectores.

-¿Qué opina de que otros lo hagan?

-Pues yo creo mucho en aquello de zapatero a tus zapatos.

-¿Han constituido la empresa de fibra, FibreCo, para vender una parte de la red?

-La hemos constituido para desplegar la fibra y para desarrollar nuevos negocios relacionados con las telecomunicaciones. No es una empresa para buscar un socio, pero sí nos da la posibilidad de buscar potenciales inversores.

-¿Cuánto ha costado la expansión?

-No hemos publicado ese dato, pero sí que ha repercutido negativamente en el ebitda en un 0,5 %. Si quitamos el efecto Virgin, habría crecido un 2,3 %.

-¿Qué expectativas de crecimiento tienen para este año?

-Esperamos superar en más del doble el número de altas netas y crecer en torno a un 18 %, hasta alcanzar entre 840.000 y 860.000 clientes en el mercado masivo, frente a los 716.000 del año anterior. En ingresos, entre 740 y 750 millones. Ahora estamos en 697 millones.

-¿Seguirán las concentraciones de empresas en el sector?

-Estas semanas hay muchos rumores sobre qué pasa con MásMóvil y Vodafone. Este tipo de consolidaciones son oportunidades para Euskaltel porque tendremos la posibilidad de reclamar remedios regulatorios (las condiciones que pueden imponer las autoridades para aumentar la competencia).

-Entonces es bueno que cada vez haya menos operadores.

-Hay muchos operadores, esa consolidación haría un grupo más grande y eso es positivo, y al mismo tiempo facilitaría que el cuarto operador pudiera acceder a esos remedios regulatorios.

-Han nombrado a un consejero gallego por primera vez. En este caso, consejera, Beatriz Mato.

-Siempre dijimos que Galicia y que R eran una parte muy importante del grupo, de ahí el nombramiento de la consejera gallega, que es de las que más trabaja, por cierto.

-¿Optan a los fondos europeos?

-Estamos trabajando en unas 16 iniciativas con los territorios, en este caso con la Xunta. Es muy importante que parte de los fondos vayan a telecomunicaciones, que es un servicio esencial. Con el covid se ha demostrado que tenemos que llegar hasta el último rincón con la fibra y con el 5G. Espero que los Gobiernos tengan en cuenta eso y también que en R conocemos Galicia mejor que nadie, y que garantizamos que el 100 % de lo que esos fondos aportan lo harán empresas gallegas.

«En vez de subir los precios, preferimos darle valor al cliente»

-Fibra de última generación, 5G... Cada vez más servicios y de más calidad. ¿Van a seguir subiendo los precios?

-Los españoles debemos estar muy satisfechos con los precios que pagamos, hemos tenido una competición muy sana, un avance tecnológico como en ningún país y a unos precios muy razonables. Acuérdese de cuánto pagaba hace años por una llamada nacional o por una internacional. Hoy en día tenemos un nivel de servicio espectacular y a unos precios más bajos que hace diez años. No conozco a ningún otro servicio que le haya pasado.

-Entonces, ¿no quedará más remedio que subirlos?

-No, porque los operadores buscamos esa eficiencia y en vez de subir los precios le damos valor al cliente, que a lo mejor paga un poquito más de lo que pagaba y tiene diez veces más servicios. De luz pago mucho más que hace cinco años. Aquí es al revés.

-¿Da por concluidos los reajustes de plantilla y de servicios de R y Telecable tras su integración en el grupo Euskaltel?

-Estoy muy orgulloso de mi equipo, partíamos de tres empresas independientes y hoy tengo al máximo responsable del mercado residencial a nivel grupo en Galicia, que es Alfredo Ramos, y a otro gallego, Isidro Fernández de la Calle, al frente del mercado de empresas a nivel nacional. Y el que está implementando todo el despliegue de red de fibra óptica y el data center más avanzado de toda Europa es otro gallego, Ramón Rodríguez Enríquez, director de desarrollo de red de R y del grupo. Le puedo asegurar que un porcentaje muy alto de las altas que se hacen en Virgin se hacen desde Galicia, y también que no hay ningún otro territorio en España, salvo Madrid, que tenga a los responsables del mercado residencial y de empresas de una operadora. Todo esto redunda en que estamos generando puestos de trabajo en Galicia, directos e indirectos. Estoy muy orgulloso porque fuimos capaces de crear una unidad operativa única. Si nos ceñimos a nuestra hoja de ruta, vamos a tener oportunidades para todos. Yo creo que ya nadie duda de que eso es una realidad.

-O sea, que la integración está completada.

-Nunca lo está, siempre hay cosas. Vamos a convertir el data center que tenemos en Galicia en uno de los cinco más modernos de Europa, lo que atraerá aquí al proveedor más importante de equipamientos para la nube y todo eso va a generar puestos de trabajo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

José Miguel García: «Con lo que aprendimos en R, el salto al mercado nacional es ilusionante»