Las trabas que cortan las alas al autoconsumo eléctrico compartido entre varios vecinos

Los proyectos requieren del acuerdo de los propietarios en juntas que no se pueden celebrar por la pandemia


redacción / la voz

Así como el autoconsumo eléctrico individual progresa adecuadamente -en Galicia hay casi un millar de instalaciones inscritas en el registro autonómico-, el colectivo no acaba de remontar el vuelo. María Colom, directora de Política Energética de la Unión Española Fotovoltaica (UNEF), constata que las instalaciones asociadas a varios consumidores «están paradísimas», entre otros motivos, porque «dependen de que se pongan de acuerdo varias personas», como las que conforman, por ejemplo, una comunidad de propietarios. Y es «difícil ponerse de acuerdo cuando ni siquiera se pueden ver», aclara Carmela Lavandeira, vicepresidenta del Colegio de Administradores de Fincas de Galicia. Se refiere a que las medidas impuestas para atajar la pandemia impiden todavía la celebración de juntas de propietarios, que son las que deben aprobar, y por mayoría, tanto el gasto como la implantación de un nuevo servicio para la comunidad como es la instalación de paneles fotovoltaicos. «Les cuesta entender todavía lo del autoconsumo, además los costes son muy altos y hay que presentar mucha documentación para optar a subvenciones», añade Lavandeira.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

Las trabas que cortan las alas al autoconsumo eléctrico compartido entre varios vecinos