¿Y nuestras fábricas de aluminio?

España contaba con cinco plantas de electrolisis para autoabastecerse de un metal esencial en farmacia o alimentación; hoy solo queda una y amenazada de cierre


redacción / la voz

De cinco a una y, si nadie lo remedia, a cero. Es lo que quedará de la industria de la fabricación de aluminio primario en España si Alcoa consuma su amenaza de cerrar la última de las fábricas que elabora aún ese metal, la de San Cibrao (Cervo), y de despedir a 534 trabajadores. La planta arrancó su actividad en 1981 con una capacidad de producción de más de 200.000 toneladas de material. Es la única que queda, pero en España funcionaron otras cuatro. Dos abandonaron la producción el año pasado, las de A Coruña y Avilés, aunque siguen activas gracias a la fundición de chatarra. Del otro par de factorías de aluminio primario casi ni se acordará ya nadie. Estaban en Sabiñánigo (Huesca) y en Valladolid. La aragonesa fue la pionera y empezó a operar en 1927; la vallisoletana, en 1949, y no desaparecieron hasta los ochenta. Convivieron varias décadas con las plantas de Avilés (1958) y A Coruña (1961). En el negocio mandaban la Empresa Nacional del Aluminio (Endasa) -integrada por el INI y la multinacional canadiense Alcan- y Aluminios de Galicia (Alugasa) -en la que estaba la francesa Pechiney-, que se integraron en Inespal en 1985.

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

¿Y nuestras fábricas de aluminio?