Y a partir del 30 de junio, ¿qué?

Agentes sociales y Gobierno negocian de nuevo cómo extender los ERTE por sectores más allá del verano


Madrid / La Voz

Hace una semana, Gobierno, patronal y sindicatos escenificaban en la Moncloa la firma del acuerdo para extender los ERTE por fuerza mayor -con los beneficios que implican para empresas y trabajadores- más allá del 30 de junio, y en la tarde de ayer volvieron a sentarse para dar un paso más: definir qué pasará con los sectores más afectados por el impacto de la crisis sanitaria más allá de esa fecha límite. Porque, si en algo hay consenso, es que la desescalada ordenada de los ajustes de empleo será clave para reducir el daño en el mercado laboral.

«El objetivo es evaluar la situación de los distintos sectores de actividad y tomar una decisión antes del 30 de junio que ofrezca una salida segura y confiable a la situación de trabajadores y empresas que se vean afectados aún por las medidas que tienen que ver con la gestión de la pandemia», resumía el secretario de Estado de Empleo y Economía Social, Joaquín Pérez Rey, al término de este primer encuentro -de carácter técnico-, en el que también participaron la directora general de Trabajo, Verónica Martínez, y su homólogo de la Tesorería de la Seguridad Social, Andrés Harto, junto con representantes de los sindicatos CC.OO. y UGT y de las patronales, CEOE y Cepyme.

Reuniones semanales

En la reunión, desarrollada -según valoró Pérez Rey- en «un clima de mucha cordialidad e interés por avanzar», se fijaron los criterios que guiarán los trabajos para consensuar la extensión de los ERTE, la protección del empleo, las prestaciones para los trabajadores y las exoneraciones de cuotas a la Seguridad Social de las empresas.

Para acercar posturas y lograr un acuerdo vital para la supervivencia de la actividad en sectores como, por ejemplo, los vinculados con el turismo, la comisión se reunirá cada miércoles hasta el 24 de junio.

Unas 900.000 personas afectadas por un ERTE aún no han cobrado

Ana Balseiro
Yolanda Díaz, en el Congreso
Yolanda Díaz, en el Congreso

Son las cifras desalentadoras que dan los gestores administrativos. El SEPE tramitó siete veces más expedientes con un 10 % más de plantilla, dice el CSIF

En más de 900.000 personas cifran los gestores administrativos el número de trabajadores afectados por expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) que aún no han cobrado la prestación correspondiente. Tras la abultada cifra, que multiplica por tres la admitida la semana pasada por la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, late el drama de quienes se quedaron sin ingresos a causa del coronavirus y dos meses más tarde continúan esperando unas prestaciones que no llegan.

El mensaje oficial del Ejecutivo es que el colapso en el Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE) ya está resuelto, por lo que insta a quienes aún no han cobrado a contactar con el organismo, defendiendo que la causa será algún error u omisión en la información trasladada por la empresa. Ayer mismo, en el Congreso, la ministra Díaz negaba las acusaciones de la portavoz de JxCat, Laura Borrás, que aseguró que «la burocracia sigue amenazando a la Administración», que «la mayor parte de los afectados por ERTE no han cobrado todavía» y que el pago se retrasaba al 10 de junio «por falta de liquidez».

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Y a partir del 30 de junio, ¿qué?