El pánico en las bolsas continúa a pesar la inyección de liquidez masiva

El FMI lanza un salvavidas de 890.000 millones de euros para sostener las economías


redacción / la voz

No hay cura para la hipocondría de los mercados. Ni las inyecciones de liquidez masivas ni los planes de estímulos fiscales anunciados el fin de semana han servido para anestesiar a los inversores que hoy volvieron a huir despavoridos ante el escenario de una recesión económica mundial.

Los principales parqués internacionales volvieron a caer. El Ibex 35 lideró las pérdidas en Europa al bajar un 7,88 %. Las bolsas de Milán (-6,10 %), París (-5,75 %), Fráncfort (-5,31 %) y Londres (-4,01 %) siguieron su estela.

Al otro lado del Atlántico las cosas no fueron mucho mejor. Wall Street tuvo que suspender hasta en dos ocasiones su cotización tras desplomarse solo un 9 % en su apertura y llegar al 10,13 %. Un escenario que recuerda al «jueves negro» de la semana pasada, el peor en décadas para índices como el español, que llegó a perder en siete días el 20 % de su valor.

Ni siquiera la irrupción sorpresa de la Reserva Federal estadounidense el pasado domingo - en coordinación con otras autoridades como el Banco Central Europeo (BCE)-, anunciando la bajada de tipos al 0 %-0,25 % y la compra de activos por 700.000 millones de dólares han servido para infundir tranquilidad a unos mercados que hoy hicieron trizas a aerolíneas y empresas hoteleras cotizadas como AIG (-27,90 %) o Meliá Hoteles (-18,51 %).

En plena oleada de pánico, el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha tenido que salir al paso y anunciar que pondrá toda su capacidad de préstamo al servicio de la lucha contra el patógeno. Un salvavidas de 890.000 millones de euros para mantener a flote las economías afectadas por el cierre de negocios, empresas e industrias. «Como primera línea de defensa, el Fondo puede desplegar sus herramientas de desembolso flexible y rápido para ayudar a los países con urgentes necesidades de balanza de pagos», ha asegurado su directora gerente, Kristalina Georgieva.

El organismo se suma así a la coreografía y saca su propio «bazuca» para ahuyentar el temor a un hundimiento como el del 2008. Eso sí, exige que los Ejecutivos arrimen el hombro y cooperen.

Los líderes de los países más industrializados (Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Alemania, Francia, Italia y Japón) se comprometieron esta tarde en un comunicado conjunto a hacer «todo lo que sea necesario» para apoyar la economía global. Una señal que augura, además de ingentes volúmenes de liquidez, medidas para evitar una casacada de cierres y despidos en los países más afectados. El anuncio llega tras conocerse que la producción de China se contrajo por primera vez en 30 años, anticipando los efectos que podría sufrir en breve Europa.

Bruselas augura una recesión este año por la pandemia con una caída del PIB del 1 %

C. Porteiro

La Comisión Europea relaja las reglas de déficit y deuda a los países del euro más afectados

Empezó siendo una gripe y va camino de convertirse en un agente biológico letal. Al menos para la economía. Y eso porque la veloz propagación del coronavirus ha obligado a Gobiernos como el italiano y el español a poner en cuarentena a ciudadanos y empresas. Un confinamiento que tendrá efectos devastadores sobre el crecimiento.

Eso es lo que augura la Comisión Europea: «Tendrá un impacto económico enormemente negativo», reveló ayer en un informe en el que admite que la UE podría entrar en recesión con un desplome del PIB de un 1 %, cuando estaba previsto un crecimiento del 1,4 %.

Seguir leyendo

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El pánico en las bolsas continúa a pesar la inyección de liquidez masiva