Repsol reserva 1.159 millones para afrontar posibles pérdidas por la crisis en Venezuela

La petrolera gana 2.341 millones, récord en ocho años


La Voz

Repsol no alcanzaba un beneficio neto semejante desde hacía ocho años. Y lo ha logrado pese al deterioro de sus activos petroleros en Venezuela -donde participa en distintas sociedades- por la crisis política y económica, y a la compra de parte de la empresa eléctrica Viesgo, por importe de 733 millones de euros. Así, en el 2018 ganó 2.341 millones, un 10 % más que en el 2017, gracias a la recuperación de los precios del crudo, que se revalorizaron un 32 %.

La compañía presidida por Antonio Brufau reconoce en sus cuentas del año anterior provisiones por riesgos de 1.159 millones por la mala evolución del sector petrolero en Venezuela. De ese dinero, 316 millones se han cargado a reservas y 843 millones al presupuesto de pérdidas y ganancias.

Con ese colchón económico, su exposición patrimonial en el país sudamericano se reduce hasta los 456 millones. El grupo petrolero ha evaluado la posibilidad de recuperar sus inversiones y también el riesgo de crédito sobre las cuentas a cobrar a la petrolera estatal venezolana PDVSA, según consta en el balance consolidado del 2018.

Repsol está presente en Venezuela desde 1993. Participa con un 40 % en Petroquiriquire y con un 11 % en Petrocarabobo. También posee el 60 % de Quirique Gas y el 50 % de Cardón IV. El año pasado extrajo en el país 62.000 barriles al día. Para este 2019 prevé que bajen hasta los 50.000.

La petrolera española debutó a finales del 2018 en el mercado de la comercialización de electricidad con la compra del negocio liberalizado de Viesgo, que opera en el norte de España, incluida buena parte de la provincia de Lugo. Cuando tomó el control de la compañía, la cartera de clientes sumaba 750.000 contratos, que en tres meses se han convertido en 810.000, un 8 % más, según datos divulgados por el consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, durante la presentación de los resultados ante analistas. Viesgo aportó también a la petrolera una capacidad de generación eléctrica de 2.352 megavatios.

La hoja de ruta para la transición energética del grupo dirigido por Josu Jon Imaz, aunque presidido aún por Antonio Brufau, contempla como objetivo alcanzar en el año 2025 una cuota de mercado minorista de electricidad y gas superior al 5 % y 2,5 millones de clientes.

La compañía ha comprado también un proyecto fotovoltaico en Badajoz y participa en uno de los mayores parques eólicos flotantes del mundo, que se construirá frente a Viana do Castelo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Repsol reserva 1.159 millones para afrontar posibles pérdidas por la crisis en Venezuela