Jubilarse antes de los 50 es posible

Quédate con estas siglas: FIRE o, lo que es lo mismo, Financial Independence Retire Early (independencia financiera y jubilación temprana). Un movimiento que cada vez tiene más seguidores en España. El objetivo: ahorrar e invertir para conseguir la libertad económica lo antes posible


La Voz

Suena el despertador, como cada mañana, y justo en ese momento piensas: «ojalá no tuviera que ir a trabajar». Con un horizonte de jubilación cada vez más lejano y las pensiones en el punto de mira, el movimiento FIRE (Financial Independence Retire Early) cobra fuerza en nuestro país aunque, antes de nada, hay que hacer una aclaración: puede sonar muy bien, pero no es fácil, ni te vas a hacer rico. El objetivo es alcanzar la independencia financiera cuanto antes para tener libertad y poder hacer con tu tiempo lo que quieras. 

¿Te imaginas poder vivir sin trabajar? Esa es la pregunta que encabeza el blog La Hormiga Capitalista, un espacio que pretende enseñarnos cómo alcanzar esa ansiada libertad financiera. Detrás de todos los consejos está Guillem, un joven de 26 años que ha cambiado su forma de vivir para poder jubilarse a los cuarenta.  «Hay muchas definiciones para independencia financiera o libertad financiera. Es el momento en el que tienes unas rentas (ingresos pasivos) que superan tus gastos. Un dinero que te entra de forma pasiva y que permite cubrir todas tus necesidades», nos explica Guillem.

Para empezar vamos a resumir los principales pasos en los que se basa este movimiento que triunfa en Estados Unidos y en Reino Unido:

  • Ahorrar. Ahorra una gran parte del sueldo (hablamos del 50%). Un primer paso que trae aparejado un estilo de vida. «Conseguir la independencia financiera con un sueldo alto es fácil pero, como la mayoría de la gente tiene un sueldo bajo o medio, hay que vivir de una manera frugal, austera. Hay que controlar mucho los gastos», asegura el autor de La Hormiga Capitalista. 
  • Invertir. Una vez que tienes dinero ahorrado lo que hay que hacer es invertirlo. Invertirlo en productos a largo plazo.También es muy importante no endeudarse. Las deudas son uno de los principales enemigos. 
  • Tiempo. Tenemos el ahorro y la inversión y ahora entra en juego el factor tiempo. Hay que dejar pasar el tiempo para ir acumulando capital y que ese capital vaya creciendo. 

«Esto es un modo de vida. Es un camino que requiere mucho esfuerzo para llegar a un punto en el que, más que dejar de trabajar, tienes el control de tu tiempo. La independencia financiera lo que te da es libertad, libertad para decidir qué hacer cada minuto de tu vida. No depender ni de tu trabajo, ni del Estado... », explica Guillem. 

Pero aquí viene la pregunta del millón: ¿todo el mundo puede lograrlo?. «Sabemos que no es para todo el mundo. Una persona que cobre el salario mínimo toda su vida no va a poder conseguirlo pero con un salario medio si decides hacerlo, ahorrar, sí que es posible. No quiero lanzar un mensaje de que todo el mundo lo puede conseguir pero sí una gran parte de la población. Y aunque no pueda conseguir jubilarse en 20 años sí que conseguiría, aplicando los mismos principios, mejorar mucho las finanzas personales para tener una jubilación más digna o estar más tranquilo».

El propio Guillem decidió cambiar de prioridades. Comenzó a trabajar en una gran empresa con unos objetivos claros: ser un gran ejecutivo y ganar mucho dinero hasta que un día, gracias al blog Mr. Money Mustache, vio que había una opción distinta. Desde ese momento decidió comenzar a ahorrar una gran parte del sueldo para, algún día, ser dueño de su tiempo. «Cambié de trabajo porque el objetivo ya no era ascender y ascender si no ganar dinero estos años para comenzar el plan. Espero poder conseguir la libertad financiera entre los 40 y los 43 años teniendo hijos».  Y esa parte es importante porque lo cierto es que muchos de los seguidores de este movimiento, muchas de las personas que lo han conseguido, son solteros y sin hijos. «Es mucho más fácil en esa situación. Cuando pones en la ecuación el coste de los hijos todo se vuelve más complicado. Pero esa es mi intención, no renunciar a tener una familia», mantiene Guillem. 

Y aquí viene lo más interesante, cómo conseguirlo o, al menos, intentarlo. «Mi sueldo no es astronómico. 28.000 euros brutos al año. Yo de ese dinero consigo ahorrar la mitad. El ahorro se calcula al final del año porque hay meses en los que tienes imprevistos o vacaciones y meses en los que no». Guillem vive en pareja y su novia comparte con él este modo de vida. «Si no sería imposible», dice. Una parte muy importante del ahorro está en el alquiler. Trabaja en Barcelona pero vive a 30 kilómetros. «Eso me permite ahorrar mucho dinero en alquiler. Aunque tenemos un coche en casa intento evitarlo al máximo. Siempre utilizo transporte público. A partir de ahí, además de la comida del día a día, se fijan prioridades. Nosotros intentamos hacer uno o dos viajes al año por lo que el resto de partidas (ropa, gadgets, salir a comer fuera) lo minimizamos al máximo. Por ejemplo, a comer fuera quizás vamos una vez al mes. No tengo mucha ropa, solo la que necesito. Así se consigue ahorrar mucho dinero aunque no lo parezca», nos cuenta uno de los españoles que está dentro del movimiento FIRE. 

«Ese dinero que ahorro lo invierto. Hay muchos tipos de inversiones pero yo lo hago en lo que se llaman fondos indexados. En España hay una corriente fuerte de personas que invierten en empresas que reparten dividendos», explica Guillem que nos habla de la regla del 4 %. «Si tu has sacado en un determinado tipo de cartera un 4% anualmente tienes un 90% de posibilidades de que tu patrimonio no baje. Si tú inviertes 100.000 euros en una cartera y sacas un 4%, son 4.000 euros al año. Es cierto que yo en mis cálculos soy más prudente y hago las cuentas con un 3 o un 3,5 por ciento. En mi caso, necesito tener entre 400.000 o 500.000 euros porque hago estimaciones contando con hijos y teniendo en cuenta que mi pareja está haciendo lo mismo. Lógicamente sabemos que esto no tiene por qué cumplirse porque el día a día cambia pero es lo que estamos intentado». 

En Galicia este movimiento todavía no ha encontrado adeptos. La nuestra está entre las comunidades autónomas con los salarios más bajos. El sueldo medio de un gallego está más de 2.000 euros por debajo de la media, algo que complica los cálculos. El ahorro también se vuelve más difícil si tenemos en cuenta que, en Galicia, es casi impensable utilizar el transporte público para acudir a trabajar si vives en las afueras de una ciudad. 

Recurrimos a un profesor de Economía Financiera gallego y le ponemos el reto de «hacer cuentas» para comprobar cuán factible es alcanzar esa ansiada independencia financiera. «A mí lo que me gustan son los números y echando cuentas es muy complicado», asegura Anxo Calvo, profesor de la Universidade da Coruña. «Con el salario medio que hay en Galicia es muy difícil poder destinar la mitad al ahorro», mantiene.  «La idea es muy atractiva pero desde el punto de vista financiero hay demasiados interrogantes». El profesor asegura que la principal dificultad radica en esa planificación a tan largo plazo, se buscan más de 50 años de certeza y eso es imposible. «Es muy difícil calcular los gastos que vas a tener a lo largo de tu vida (el dinero que necesitas anualmente con 45 años puede ser totalmente distinto del que necesitas con 69), más difícil todavía es asegurar el rendimiento de tus inversiones tal como va la economía y una cuestión todavía más importante: no sabes cuándo vas a morir así que es imposible saber cuántos años necesitas tener cubiertos». Las personas no son robots, el mundo no para de girar y todo puede cambiar aunque vivir de una forma más austera y ahorrar siempre es buena opción. 

Trucos para ahorrar (extraídos del blog La Hormiga Capitalista)

Te convenza o no el movimiento FIRE y creas posible o no alcanzar la libertad financiera lo cierto es que ahorrar puede ser más fácil de lo que parece. Aquí van algunos trucos. 

  • Imprescindible para ir a la compra: Haz una lista (y cíñete a ella)

Lo habrás oído miles de veces: Ir con una lista al súper te ayudará a ahorrar. Permite comprar solo lo que realmente necesitas y tener menos tentaciones frente a los (muchos) productos innecesarios que te encontrarás por el camino.

  • Las marcas blancas son tus amigas

Mismo producto a menor precio, ¿qué más se puede pedir?

  • Si tiras comida es que estás haciendo algo mal

Tirar comida es tirar dinero. Es algo difícil de evitar por completo, pero seguro que lo podemos mejorar. Si cada vez que tiramos comida pensamos en lo que nos ha costado, seguro que nos esforzaremos más en evitar que pase. Opciones: crea un menú semanal, tener un pequeño huerto y comprar solo productos de temporada.

  • Los abrigos en verano y las camisetas en invierno: Compra fuera de temporada

Al contrario que las frutas y las verduras, una buena forma de ahorrar es ir en contra del mundo y comprar la ropa fuera de temporada.

La oferta no será tan amplia, pero seguro que puedes encontrar chollos interesantes.

  • Saca el comerciante que llevas dentro: Vende lo que no uses

Seguro que tienes cosas que no usas y que tienen algún tipo de valor. Wallapop es un gran aliado. 

  • Compartir es vivir: no pagues tú solo las suscripciones

Muchos de los servicios en streaming (Netflix, Spotify…) que están tan de moda últimamente se pueden compartir, ya sea con familiares o amigos.

  • No hay excusas: Desayuna en casa

Hagamos un cálculo rápido:

Si suponemos que tomarte un café y un bocadillo en el bar cuesta 3 euros y hacerlo en casa cuesta 1 euros, estás gastando 2 euros más al día.

Si multiplicamos estos 2 euros por 250 días laborables al año, son 500 euros anuales. Si multiplicamos esta cifra por 38, que son los años que serán necesarios para jubilarse en España llegamos a la cifra de 19.000 euros, y sin tener en cuenta el interés compuesto ni la inflación.

  • Es más barato (y acogedor) invitar a comer a casa

Ir a un restaurante no es la única opción. Invitar a amigos y familiares a comer a casa o ir a casa de alguien. Es más acogedor, más silencioso y te puedes quedar mucho más rato hablando.

  • El transporte público es tu mejor amigo

Ir en coche es mucho más cómodo. Aún así, utilizar el transporte público para ir al trabajo suele ser mucho más económico, eco-friendly y permite aprovechar más el tiempo.

  • El primer paso: Hacer un presupuesto

Otra de las grandes apuestas para maximizar el ahorro es hacer un presupuesto. No siempre es estrictamente necesario llevar un presupuesto doméstico al detalle, pero puede ayudar mucho a optimizar el gasto, sobre todo al principio.

  • Automatiza el ahorro

Fácil: En lugar de esperar a fin de mes para ver lo que puedes ahorrar, lo haces al principio. Esto es algo tan sencillo como programar a inicios del mes una transferencia de X cantidad a otra cuenta en la que no tengas una tarjeta asociada. De esta manera, seguro que ahorrarás la cantidad que te propongas..

  • Dinero extra: Ahórralo sin pensarlo

Regalos, bonus, herencias, subidas de sueldo… Al ser dinero caído del cielo no nos importa destinarlo a caprichos. Se trata de un sesgo cognitivo que no nos deja ver que ese dinero extra es, al fin y al cabo, el mismo dinero que nos cuesta tanto esfuerzo ganar.

Si quieres comprarte algo no pienses en ese capital como algo diferente que puedas gastarte sin pensar. Todo el dinero es el mismo; lo mejor que puedes hacer es ahorrarlo como si lo hubieras ganando trabajando.

  • ¿Por qué comprarlo cuando te lo pueden regalar?

Cumpleaños o Navidad, una ocasión perfecta para pedir cosas que realmente necesitas. Solo es cuestión de que, si sabes que hay fechas indicadas cerca, esperes un poco y pidas aquello que querías comprarte. Le quitarás un peso de encima a la persona que te haga el regalo y tú no tendrás que gastar dinero en aquello que querías comprar. ¿Qué más se puede pedir?

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
42 votos
Comentarios

Jubilarse antes de los 50 es posible