Un mordisco al bolsillo para empezar el año

Luz, gas, carburantes, peajes, correos y los paquetes de telefonía y televisión se siguen encareciendo

Un mordisco al bolsillo para empezar el año Luz, gas, carburantes, peajes, correos y paquetes de telefonía y televisión se siguen encareciendo

redacción / La Voz

La cuesta de enero no suele traer buenas noticias para la economía doméstica. Y este 2018 que mañana empieza no es la excepción. Además de arrastrar los excesos de las compras navideñas y los sustos en las tarjetas de crédito, los consumidores afrontan el inicio del año con una nueva subida de los consumos básicos, que ya sufrieron fuertes alzas en los últimos meses. Estas son las principales:

factura de Luz

Las previsiones apuntan a que el recibo no dará tregua. La culpable, primero, fue la sequía: con menos lluvia y menos viento, la producción de las centrales renovables (hidroeléctrica y eólica) cayó en picado. Luego vino la escalada de los hidrocarburos, que encareció la generación de electricidad en las centrales de ciclo combinado. Y, meses más tarde, Competencia ha puesto la lupa sobre dos de los gigantes eléctricos del país (Endesa y Gas Natural Fenosa), a los que investiga por entender que aprovecharon las circunstancias para inflar los precios de la energía. Sea por lo que fuera, el que ha pagado los platos rotos ha sido el consumidor. El propio ministro de Energía, Álvaro Nadal, admitió hace unas semanas en una comparecencia parlamentaria que el recibo de la luz se ha encarecido un 10 % este año (cuando la subida salarial media pactada en los convenios no llega al 1,5 %) y que un consumidor medio pasará de pagar 759 euros en el 2016 a los 835 para este 2017. Aunque el fuerte repunte de la luz en diciembre, con un alza del 4,6 %, amenaza con hacer trizas esos pronósticos.

Y las perspectivas no son mejores para el año que empieza. Los mercados de futuros, en los que los inversores pronostican los precios futuros de la energía, auguran que el precio del megavatio hora rondará los 52,65 euros el año que viene, un 12 % por encima de los valores que marcaba el pasado jueves.

Para intentar contener la escalada, el Gobierno ha decidido congelar la parte regulada de la tarifa eléctrica, que supone en torno al 60 % del importe del recibo de la luz.

recibo del Gas

Subirá entre un 4,9 y un 6,6 % en enero. Lo que sí es seguro, porque está negro sobre blanco en el Boletín Oficial del Estado del pasado jueves, es el incremento en el recibo del gas natural. Pese a la congelación de los peajes y los costes fijos de la factura, el encarecimiento del consumo hará que la tarifa regulada TUR 1 (a la que están acogidos los usuarios con un menor consumo, que solo usan el gas para agua caliente y cocina) suba un 4,9 %, mientras que la TUR 2 (la que contratan aquellos que también tienen calefacción a gas) se incrementará un 6,6 %. Ante ese mordisco al bolsillo, poco consuelo es la rebaja aprobada por el Gobierno en el precio del alquiler de los contadores del gas natural, que supondrá un ahorro medio de apenas ocho euros al año para los 7,8 millones de consumidores domésticos.

Tampoco pueden bajar la guardia los usuarios de butano, ya que este mes de enero toca revisar el precio de la bombona, que subió un 2,1 % en su última actualización, a mediados de noviembre.

Carburantes

El combustible más caro de los últimos dos años. La bajada de precios del carburante fue una de las pocas buenas noticias que dejó la crisis, pero ya quedó en el pasado. Aunque es cierto que la subida en este año no ha sido tan acusada como en el 2016, la escalada no se ha frenado. Los carburantes están en máximos de los últimos dos años, con el litro de gasolina en el entorno de los 1,29 euros en Galicia, un 3,7 % más cara que en las pasadas Navidades, mientras que el diésel se ha encarecido casi el doble, un 6,2 %, y se paga ya sobre unos 1,21 euros por litro en las estaciones de servicio de las grandes petroleras.

Y la evolución del precio del petróleo no vaticina que la tendencia vaya a cambiar: el barril de brent se ha encarecido un 4,5 % en este último mes, lo que augura que los carburantes seguirán al alza.

Teléfono, internet y tv

Las grandes compañías suben de nuevo sus tarifas. Los grandes operadores de telefonía también revisarán sus tarifas en este 2018. Movistar ha anunciado una nueva subida de sus paquetes convergentes Fusión (Internet, teléfono y televisión), que subirán cinco euros a partir de febrero a cambio de una mejora en la velocidad de acceso a Internet y más datos móviles. El incremento no afectará a las modalidades más baratas, Fusión 0 y Fusión Series. También subirán precios otros competidores, como Orange -que elevará sus tarifas Love entre 2 y 5 euros, también con mejoras en el servicio- y Lowi, la lowcost de Vodafone.

Entre los nuevos operadores de televisión on-line también hay cambios. Netflix ha aprobado subidas de uno y dos euros para sus suscripciones en España. Eso sí, mantiene el precio del paquete básico (7,99 euros). En el caso de Amazon, el gigante del comercio electrónico ha empezado a sondear a sus clientes para modificar la tarifa de su servicio Prime, que por 19,95 euros al año ofrece envíos gratuitos y acceso a la plataforma de vídeo, aunque aún no ha concretado el cambio.

TRANSPORTES

Las autopistas, de nuevo más caras; los billetes de Renfe, congelados. Renfe mantendrá intactos, por el momento, los precios de los billetes de Cercanías y de Media Distancia; lo hace por tercer año consecutivo, después de haber subido a principios de año un 1 % el precio de los de AVE y Larga Distancia. Fueron 48 céntimos más de media. Mientras, el precio medio del peaje de la red de autopistas dependientes de la Administración del Estado subirá un 1,91 %. Esto tiene algunos matices en Galicia: cruzar la AP-9 de Ferrol a Tui supondrá pagar un 2 % más; y hay algunos tramos que se encarecen hasta un 5 %. En las vías de pago dependientes de la Xunta, la subida será de 5 céntimos en algunos recorridos.

correos

Mandar una carta, un 10 % más caro. El sello para el envío de cartas y tarjetas postales normales, de hasta veinte gramos a destino nacional, subirá otro 10 %; pasará a costar 0,55 euros. Ya lo hizo en un 11,1 % este 2017, y algo similar anteriormente.

Los grandes concellos optan por volver a congelar la mayoría de sus tributos, salvo Vigo

Los ayuntamientos gallegos han vuelto a optar mayoritariamente por la congelación de sus principales tributos locales, aunque hay una expectativa de mejorar la recaudación sobre todo por el IBI gracias a que en los últimos años la inspección del Catastro ha detectado miles de construcciones sin declarar y que ahora tendrán que pasar por caja.

Bien por políticas de alianzas, bien por presión de la oposición, lo cierto es que en las seis ciudades en las que hay gobiernos en minoría se ha optado por mantener los mismos precios públicos para sus servicios: impuestos de circulación, zona azul (las que la tienen), tique de bus, agua (aunque en Ferrol se espera aplicar una controvertida nueva tasa) o el impuesto de bienes inmuebles (IBI). En Ourense se ha optado, además, por un descuento del 10 % en este último.

La excepción está en la mayor urbe de Galicia, Vigo, la única con una mayoría absoluta al mando. El Ayuntamiento ha aprobado un incremento de sus tasas del 2,2 %, tomando como referencia el IPC de abril. El alza en el bus es algo menor, del 1,5 %.

Fuera de las siete ciudades, en Vilagarcía se reducen el IBI y el agua. En Oleiros -el mayor municipio del área de A Coruña- se incrementan todos los servicios un 0,9 %. En Carballo se congela todo. En la provincia de Ourense, en Carballiño, Xinzo y Verín se sube el agua en todos los casos. Algo idéntico sucede en Lalín y en Viveiro; en este último, en cambio, baja el impuesto de circulación. Y caso curioso el de Miño, obligado a subir el IBI para afrontar el pago de un deuda con el Estado por los expropiados de Fadesa.

La revisión de la hipoteca sigue dando algo de respiro: el euríbor cierra el año en mínimos históricos

Entre las subidas de servicios y las escasas alegrías en los salarios, al menos la vivienda dará un respiro a los hipotecados. El euríbor, el indicador que más se utiliza en España para calcular la cuota mensual del crédito, ha cerrado el año en el -0,19 %. Es su mínimo histórico y permitirá ahorrar entre 5 y 8 euros al mes a quienes en los próximos meses revisen lo que pagan al banco.

Diciembre es el vigésimo tercer mes consecutivo que este indicador se mantiene en terreno negativo, una anomalía que podría mantenerse aún durante varios meses, mientras los tipos de interés oficiales del BCE (que marcan la senda al euríbor, que marcan los bancos) siga también en mínimos.

Se calcula que durante el 2018 el ahorro puede estar entre 60 y 90 euros anuales. En diciembre del 2016, el indicador se situaba en el -0,08 %. Una hipoteca media de 130.000 euros a 30 años con un diferencial de un punto tendría un coste mensual ahora mismo de unos 413 euros al mes. Con la revisión bajaría a 406.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos
Comentarios

Un mordisco al bolsillo para empezar el año