Patrones de tormenta


Ningún armador cambia al patrón de su barco en medio de la tormenta, máxime si es el propio armador el que pilota su buque. Salvo, claro está, que haya motín a bordo, y la verdad, motines en el Ibex ha habido pocos, y cuando han sucedido, han estado cargados de buenas maneras. Y es que los grandes acreedores, los que te pueden provocar un concurso de acreedores en cero con cinco, o dejarte tan seco de liquidez que no tengas ni para pagar el papel higiénico, además de ser personas educadas y discretas, tienen un interés ciego en cobrar sus deudas, y esa meta nunca se alcanza con el escándalo o el descrédito. Por  eso es fácil que alguno no tenga claro si determinadas cúpulas gerenciales se marchan o las invitan a irse. Y no, no pienso en César Alierta, en absoluto. Como tampoco tengo en mente a determinados presidentes de cajas, ni a los Fernández de Sousa o a los Benjumea. De estos casos posiblemente sepan más los juzgados que los analistas económicos. Estaba pensando, por ejemplo,  en algunas compañías de construcción civil. En el caso del presidente de Telefónica, no hay nada negativo que decir, ha actuado por el libro, de modo similar, salvando las distancias oportunas, que Amancio Ortega. Eligió un sucesor que dominase el área más sensible de la compañía, que curiosamente no es la tecnológica, sino la financiera, lo puso al mando efectivo global durante tres años y ahora le ha sugerido a los accionistas que sea él quien recoja el testigo. Perfecto. ¿Cuándo los grandes buques cambian el mando? En puerto, y como los portaviones del Ibex nunca amarran, tendremos que esperar a la calma y esta sí que está al llegar. La nueva situación económica, si no es estropeada por nuestra clase política, es el escenario ideal para realizar cambios generacionales ¿Se producirán? Es previsible, máxime en aquellos cuerpos cansados y cargados de heridas.  ?

Por Venancio Salcines Presidente de la Escuela de Finanzas

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos

Patrones de tormenta