El fisco quiere rescatar el dinero de miles de devoluciones

Según el último balance de la campaña de la renta hay 38.123 gallegos que no han recibido todavía la devolución


La Agencia Tributaria hizo público el lunes el último balance de la campaña de la renta. Con un simple análisis de los datos, uno se pregunta por qué hay 38.123 gallegos que no han recibido todavía la devolución.

A vuela pluma hay tres respuestas posibles. Primera: les están revisando sus declaraciones porque se intuye que han defraudado. Segunda: están revisando sus declaraciones porque se han olvidado o cumplimentado mal alguno de los documentos entregados. Tercera: Hacienda puede estar reteniéndole la retención de manera injusta.

Indagando mínimamente se constata cierto grado de escandalera. Lo primero que revelan los técnicos de Hacienda, que entonan el mea culpa cuando reconocen que el grado de ejecución de las declaraciones en Galicia es uno de los más bajos de España, es que año tras año, de manera habitual, el día 31 de diciembre se liberan cientos de devoluciones retenidas y antes del día 10 de enero suelen estar todas abonadas. La Agencia Tributaria no quiere pagar intereses de demora al 3,75 % por no haber hecho los ingresos, así que le da una patada para adelante a todos estos expedientes que acaba despreciando por su escasa cuantía.

Aunque los funcionarios consultados descartan que haya una estrategia por parte de la Administración para no abonar las devoluciones -alegan que, si fuese necesario, se acudiría a la emisión de deuda pública, cuyo coste es actualmente considerablemente bajo- , sí explican que hay un importante grado de competencia entre delegados territoriales de la Agencia Tributaria para ver «quién queda mejor en la foto en la que salen las delegaciones con mejor o peor grado de ejecución». Seguidamente llaman la atención que en Galicia son típicos los requerimientos por las inversiones de viviendas en construcción porque «son los que mayor grado de rendimiento están dando». Se trata, explican, de aquellos casos en que un contribuyente comenzó a construir una vivienda hace diez años y, ahora, la Agencia Tributaria le pide facturas de grifos, tiradores y otros elementos para investigar si el crédito hipotecario -que aún se sigue pagando- se utilizó para la construcción de la casa o para alguna otra cosa. Al llegar a este punto, desde la asociación Gestha se aprovecha para realizar seguidamente una reclamación laboral: «Somos pocos efectivos para la carga de trabajo que existe. O estamos revisando el paquetón de facturas requerido al contribuyente o estamos liberando declaraciones. Llegados a este extremo, José María Mollinedo, representante del colectivo de técnicos, confirma que se han hecho devoluciones, pero posteriormente se podrían revisar y la Administración tiene capacidad para pedir nueva documentación. Intenta así rescatar lo abonado en un futuro inmediato. Esta actuación perjudica gravemente al contribuyente porque, en caso de que la declaración se haya realizado mal, acarreará una sanción «por discrepancia». Será del 15 % de la diferencia entre la cantidad reclamada y abonada, y del 50 % si había pedido devolución y le resultó a pagar.

sofia.vazquez@lavoz.es

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

El fisco quiere rescatar el dinero de miles de devoluciones