«No hay segunda oportunidad si el Estado no paga los platos rotos»

Gabriel Lemos REDACCIÓN / LA VOZ

ECONOMÍA

CESAR QUIAN

Juan Carlos Rodríguez Maseda censura que no asuma quitas en las deudas con Hacienda y la Seguridad Social

22 abr 2015 . Actualizado a las 15:13 h.

Aunque cree que la ley de segunda oportunidad introduce cambios sustanciales en el procedimiento concursal e impulsa los acuerdos extrajudiciales, el abogado Juan Carlos Rodríguez Maseda apunta las sombras de una norma llamada a instaurar, por primera vez en España, un régimen de segunda oportunidad para pymes, autónomos y particulares. Un análisis en el que abundará este viernes en una jornada organizada por la Cámara de Comercio de A Coruña.

-¿Cuáles son las luces y cuáles las sombras de la ley?

-Esta reforma supone una innovación muy importante, porque abandona progresivamente el procedimiento unificado de insolvencia que se introdujo en la reforma del 2003 para profundizar en diferencias subjetivas y abundar en la mayor trascendencia de las instituciones preconcursales, que sean capaces de resolver una situación de insolvencia con carácter previo a la intervención judicial. Pero también tiene aspectos criticables. El gran hándicap de la reforma, que pone de manifiesto el lamentable afán recaudador de las Administraciones públicas, es que el Estado, sin rubor, excepciona el crédito público de las deudas que pueden ser objeto de exoneración. No se entiende esa discriminación en el trato, por qué los ciudadanos vamos a tener que soportar una exoneración en el pago y el Estado va a librarse. No hay razón de peso que lo justifique.

-Porque las deudas con Hacienda y la Seguridad Social son la principal carga para los autónomos...

-En general para todos, para las pymes y para los autónomos, es un acreedor esencial. Y por ello atenta contra el concepto de segunda oportunidad que el Estado, que interviene sistemáticamente en nuestra actividad económica, cuando llega el momento de pagar los platos rotos no asuma su parte.