La Eurocámara aprueba un mecanismo clave para la futura unión bancaria

Ha dado el visto bueno al procedimiento de liquidación y saneamiento de los bancos en problemas


El Parlamento Europeo ha aprobado el mecanismo de liquidación y saneamiento de los bancos en problemas, un elemento clave de la futura unión bancaria para restaurar la confianza en el euro y evitar que sean los contribuyentes los que paguen por futuras crisis en el sector.

La regulación es el segundo pilar de la unión bancaria, junto con el mecanismo único de supervisión bancario que comenzará a funcionar este año.

La Eurocámara aprobó por holgada mayoría que en caso de crisis, en el futuro sean los accionistas, acreedores y clientes los que tengan que pagar. Los ahorradores con menos de 100.000 euros en su cuenta estarán exentos. Los bancos crearán un fondo de 55.000 millones de euros (76.000 millones de dólares), que estará disponible para el desmantelamiento de entidades en problemas.

«La rápida concreción de la unión bancaria envía un mensaje claro y fuerte a todos los que dudaban de las capacidades de la Unión Europea de emerger de la crisis económica», comentó el viceprimer ministro griego, Evangelos Venizelos.

«Estamos hablando aquí de algo que es esencial para la economía real», añadió Venizelos, cuyo país ejerce la presidencia rotatoria de la UE en la actualidad.

El compromiso aprobado hoy se produce tras arduas negociaciones entre el Parlamento y los Estados miembros, que no estaban de acuerdo en puntos clave como los procesos de toma de decisiones o la creación del fondo para asistir a los bancos en problemas.

El esquema comenzará a funcionar a principios de 2016, y el fondo se irá complemanto en un plazo de ocho años. Inicialmente, cada país aportará por sus propios bancos, pero el dinero se irá mutualizando de forma gradual.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La Eurocámara aprueba un mecanismo clave para la futura unión bancaria