Razones para creer


Siempre mejor por el camino más difícil. Arturo Dopico, consejero delegado de R, titulaba así su intervención en el encuentro 10 Consejos para el 2013, impulsado por APD y que celebramos el pasado mes de marzo con el ánimo de tratar de iniciar el año con optimismo. Su reflexión me parece especialmente interesante y acertada en la situación que atravesamos. El actual reset económico, social y emocional en el que nos encontramos nos instala en una zona de incertidumbre entre un mundo que no acaba de morir y otro que no acaba de nacer, en donde nada es ni será fácil, pero en donde todo será posible. En el contexto actual, necesitamos más que nunca poderosas preguntas para la reflexión, pero también ilusionantes retos para la acción. Durante el encuentro, pudimos conocer ejemplos reales de empresas gallegas que continúan creciendo y mejorando en este contexto. Ejemplos en los que hay razones para el optimismo y la confianza. Un optimismo que nazca del esfuerzo y de la consciencia individual y colectiva de la necesidad de mejora, y en definitiva, de las cosas bien hechas.

En el plano individual, nos exige introducir en cada uno de nosotros la variable de la actitud en la transformación necesaria que la actual situación nos exige. Como bien decía Proust: «Aunque nada cambie, si yo cambio, todo cambia». En nuestras empresas y organizaciones resultará clave la aptitud. Si no apostamos decididamente por el conocimiento y la formación, ¿cuál es la alternativa? ¿quizá probar con la ignorancia? La capacitación y cualificación profesional es fundamental para el futuro de las empresas y, sobre todo, para las empresas con futuro. Especial responsabilidad tenemos aquí los directivos de las empresas. En los casi 60 años que en APD llevamos trabajando por el progreso de la dirección podemos afirmar que vale la pena apostar por la calidad directiva y que da resultados. Las cerca de 3.000 empresas que forman parte de nuestra organización así lo corroboran.

Como miembro de la sociedad civil, APD tiene entre sus objetivos colaborar en el retorno de los valores a la dirección de las empresas. Hay principios que deberían permanecer inalterables en cualquier momento. Uno de ellos es el desarrollo ético y con valores en el desempeño de cualquier tarea y especialmente en la gestión de las empresas. Debemos rescatar el liderazgo por valores y hemos de hacerlo de forma sostenida en el tiempo. Que las acciones de hoy se conviertan en la cultura del mañana. Lo decía al principio, el camino no es fácil, pero es posible.

Como decía Proust, aunque nada cambie, si yo cambio, todo cambia

Por Santiago Sesto Director de APD Noroeste

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Razones para creer