El problema del «tax lease» hace perder dos buques a Vulcano

jorge lamas / soledad antón VIGO / LA VOZ

ECONOMÍA

La armadora noruega Rieber los contrató a otro astillero tras esperar varios meses

16 feb 2013 . Actualizado a las 18:44 h.

Los astilleros gallegos tienen bloqueada la línea de negocio que requiere la aplicación del sistema de bonificación fiscal conocido como tax lease. Vulcano lo ha comprobado de primera mano al perder toda posibilidad de contratar la construcción de un buque sísmico con opción a una segunda unidad a la armadora noruega Rieber.

Desde hace meses, el astillero vigués negociaba con la empresa escandinava la contratación de un buque de la serie 533, similar al que entregaron hace dos años a Rieber. Este contrato se presentaba con la posibilidad de ampliarse a una segunda unidad. La ocasión era propicia ya que las carteras de pedidos de los astilleros noruegos están a rebosar y la lista de espera para construir en sus factorías es de tres o cuatro años. Esta evidente oportunidad para los astilleros españoles, que además emplean métodos de trabajo parecidos al de las firmas noruegas, está cerrada de momento.

El nuevo tax lease está aprobado y se han dado pasos importantes hacia su implementación, según explican fuentes del sector naval, pero todavía no se ha concretado una cuestión fundamental, como es la resolución del anterior tax lease, que había sido denunciado por empresas de los Países Bajos.