La superficie dedicada a este tipo de cultivo pasó de 13 hectáreas a casi 11.000 en los últimos diez años


Galicia está lejos de las comunidades españolas punteras en agroganadería ecológica, aunque consolida y aumenta su producción año tras año.

El Consello Regulador da Agricultura Ecolóxica de Galicia (Craega) estima que en el último ejercicio el sector ha experimentado un incremento cercano al 25% en lo que a volumen de producto certificado se refiere, aumento que ha tenido mayor incidencia en huevos y carnes, seguidos de la leche.

Actualmente hay 461 empresas acogidas a la certificación del citado organismo controlador, que prevé terminar el año con un 15% más de inscripciones. La mayor parte de las explotaciones son de carácter familiar, si bien muchas de ellas se dedican a la producción mixta, no solo ecológica. El volumen de negocio del sector fue de 9,5 millones de euros el año pasado, 1,8 más que el anterior. Según datos del 2007, la superficie dedicada al cultivo ecológico se sitúa ya en las 10.986 hectáreas, un 10% superior con respecto al 2006. El despegue ha sido importante considerando que en 1997, año en que se reguló la producción agrícola ecológica o biológica en la comunidad, solo había en Galicia 13 hectáreas destinadas a este fin.

Entre las regiones del norte, la gallega cuenta con la mayor superficie de producción, el 1,1% del total español, aunque muy por detrás de Andalucía, que, con casi el 60%, es la mayor productora biológica. El Craega destaca, no obstante, que el vacuno de leche y la avicultura de puesta (huevos) gallegos son referentes en España.

Déficit en cereales

Javier Villanueva, de la Cooperativa Galega de Carne Ecolóxica (Cogace), de Lugo, coincide con esta valoración y añade que aunque la comercialización mejoró mucho y el producto es de «máxima calidad», el sector tiene que enfrentarse al mercado con precios más altos, debido a la certificación y a los costes que conlleva la producción ecológica. Por señalar un ejemplo, un kilo de ternera criada bajo certificado biológico cuesta en Lugo unos 12 euros, un 20% más aproximadamente de lo que vale en el mercado el kilo de ternera de producción convencional. Villanueva considera que esos costes podrían reducirse si Galicia no fuese deficitaria en cereales.

La producción cerealística se concentra en Ourense, cuyas 61 hectáreas de cultivo no satisfacen la demanda de los operadores gallegos, que deben abastecerse en Castilla, Aragón, Italia e incluso en Sudamérica. La provincia ourensana encabeza también la superficie para pastos, pradera y forrajes, mientras que en Lugo se da la mayor producción de vacuno de carne (55,4%) y leche (57%), de miel (58,8%) y, junto con A Coruña, de huevos, ambas con el 92% del total. La provincia de Pontevedra absorbe, con el 42,8%, el mayor volumen en hortofruticultura.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

La superficie dedicada a este tipo de cultivo pasó de 13 hectáreas a casi 11.000 en los últimos diez años