El 10% de los españoles acaparan un tercio de la renta nacional

La Voz J. A. B. | MADRID

ECONOMÍA

Acumulan los mismos ingresos que el 60% de la población menos pudiente Casi 350.000 ciudadanos tienen unos ingresos anuales de más de 60.000 euros

13 oct 2005 . Actualizado a las 07:00 h.

Los españoles más ricos, que suponen un 10% de la población, controlan casi un tercio (31%) de la renta nacional, medida en términos de contribución a las arcas del Estado vía impuestos (IRPF). Según un reciente informe elaborado por el Instituto de Estudios Fiscales (IEF), dependiente del Ministerio de Economía y Hacienda, el volumen de dinero que perciben es el mismo que, sin embargo, se han de repartir el 60% de los ciudadanos menos pudientes. De hecho, un 10% de los contribuyentes apenas disponen del 2% de los recursos totales. Esa misma estadística revela que el número de ciudadanos que ganan más de 60.000 euros al año (es decir, diez millones de pesetas) ronda ya los 350.000. En concreto, según la muestra de declarantes del impuesto de la renta (IRPF) analizada por los técnicos del instituto, 348.352 españoles disfrutaron de esa situación en el año 2002. Más privilegiados aún fueron los 3.477 ciudadanos que ingresaron más de 600.000 euros anuales (100 millones de rubias), y los 1.666 que lograron una renta de entre 480.000 y 600.000 euros. Según ese volumen de ingresos, todos ellos tuvieron que declarar parte de sus emolumentos conforme al tipo más alto del impuesto (48%). No obstante, la referencia media efectiva -una vez recogidos los beneficios fiscales correspondientes- que se aplicó a la mayoría de los contribuyentes se situó entre el 27,8 y el 15,7%. Esto ocurrió justo un año antes de que entrara en vigor la última reforma del IRPF (realizada por el PP), que redujo a cinco el número de tramos, e introdujo nuevas deducciones destinadas a los matrimonios con hijos menores de tres años y madres solteras en la misma situación.? Más inversores En el 2002 había 14,5 millones de contribuyentes (en la última campaña de la renta se contabilizaron un millón y medio más, debido sobre todo al aumento de la población). Cuatro de cada cinco euros declarados al fisco (80%) procedían entonces de las rentas del trabajo -hoy en día ese porcentaje es casi cinco puntos superior-, de modo que la media obtenida con esos rendimientos rondaba los 17.000 euros, el triple que la lograda a través de ganancias patrimoniales, y muy superior a los 900 euros derivados del capital mobiliario. En este último caso, resulta llamativo que el 85% de los españoles que rinden cuentas al fisco obtengan ingresos por capital mobiliario. Curiosamente, los contribuyentes menos pudientes recurren con más frecuencia a las inversiones bursátiles que las rentas medias, para tratar de mejorar así su situación financiera; e incluso superan a muchas de las rentas altas si se compara el volumen de fondos de los que dispone uno y otro grupo. Para los primeros, el dinero procedente del trabajo suponía en el 2002 sólo el 70% de sus recursos totales, frente al 80% de los segundos.