La feria multisectorial regresa a Silleda en formato mini en año de transición

Javier Benito
javier benito LALÍN / LA VOZ

SILLEDA

miguel souto

Rueda destacó el atrevimiento de recuperar la cita adaptada a la pandemia

04 sep 2021 . Actualizado a las 10:51 h.

Sin grandes pabellones, con pasillos más anchos, con distancia entre estands, con más vigilancia, con avisos constantes al cumplimiento anticovid,... Con muchos condicionantes pero con la esperanza en reactivar la rueda ferial en Silleda tras muchos meses de parón se abría ayer la XLIII Semana Verde de Galicia. Con un programa reducido y menos expositores, sí, pero con la esperanza de cumplir varios objetivos. Entre ellos devolver la visibilidad al sector primario que jugó un papel vital en los momentos más difíciles de la pandemia, reabrir vías de negocio, impulsar el potencial turístico gallego y testar que el macrorecinto silledense puede acoger de nuevo certámenes con garantías sanitarias, como ya ha hecho por ejemplo con oposiciones y exámenes multitudinarios.

Como en cada jornada inaugural, hubo desembarco político encabezado por el vicepresidente primero de la Xunta, Alfonso Rueda, junto al conselleiro de Medio Rural, José González, además del delegado territorial en Pontevedra, Luis López, la directora de la Axencia de Turismo de Galicia, Nava Castro, entre otros representantes autonómicos. La Diputación tampoco se quedó atrás con cinco de sus gobernantes, con Carlos Font a la cabeza, junto a Gregorio Agís, Ana Laura Iglesias, Ana María Mejías y Raquel Giráldez. Tampoco faltaron alcaldes de la zona, como los de Silleda, Vila de Cruces o Rodeiro, así como representantes de distintos concellos, entre ellos de Lalín.

Rueda presidió la inauguración remarcando lo simbólica de esta edición por múltiples motivos, recordando el éxito de la última celebrada en el 2019, con 130.000 visitantes. Después tocó tomar «unha decisión prudente» al suspender la celebración de Semana Verde el pasado año, para congratularse de «atreverse a facela outra vez» aunque desplazada de sus fechas habituales de junio. «é bo celebrar esta feira adaptada ás circunstancias e con todas as garantías sanitarias». El vicepresidente autonómico confía en que la feria pueda resurgir con fuerza para el 2022 tras esta edición de transición, con ese mismo objetivo para el turismo dando continuidad al Xacobeo y dado el aumento de visitantes vivido en estos últimos meses. Porque achacó a esa diversificación de Semana Verde añadiendo certámenes paralelos de otros sectores el salto que permite garantizar su supervivencia.