Cuando podíamos bailar pegados

Javier Benito
javier benito LALÍN / LA VOZ

LALÍN

ramon leiro

Hace cinco lustros en Lalín había reina de las fiestas y conciertos de Dalma o Gabinete Caligari

19 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

En estas «festas non festas» de As Dores más de uno rememorará con nostalgia años donde el zurrón del programa estaba lleno a rebosar. Si nos subimos a la máquina del tiempo -con la inapreciable ayuda de la hemeroteca y de las viejas publicaciones de mano que se repartían entre los vecinos- podemos detenernos en una fecha de esas calificadas como redondas. Viajamos a 1996, es decir, hace veinticinco años o, si lo prefieren, cinco lustros. Y lustre tenían por entonces los festejos en Lalín, ya lo leerán, sobre todo quienes anden más cortos de memoria o de edad para haberlos vivido.

En aquel 1996 venía al mundo la oveja Dolly, el primer animal clonado. Se disputaban las Olimpiadas de Atlanta, se divorciaban Diana de Gales y el príncipe Carlos de Inglaterra, nacía Hotmail, ganamos el festival de la OTI con Anabel Russ,... Y Lalín se disfrutaba de fiesta rachada del 20 al 24 de septiembre, cuando había reina, con sus damas de honor y todo, por unos días. Pero sin duda maravilla el elenco de cantantes y grupos que se subieron a los palcos y escenarios en Lalín. La primera jornada para abrir boca tocaron los gallegos Herdeiros da Crus, mientras le tomaba el testigo la segunda jornada el concierto de la banda de rock Tennessee, para aquel entonces con nuevo disco, Colección privada.

El lunes 23 de septiembre de hace veinticinco años recalaba en la capital dezana un tal Sergio Dalma, ya con una trayectoria musical significativa y que aún sigue hoy pisando fuerte. La imagen vale a veces más que mil palabras y el cantante catalán llenó hasta los topes la Praza da Igrexa cuando todos podíamos bailar pegados. Igual añoramos más esa posibilidad que el propio icónico tema del mismo nombre.