Lalín logra sostener en el 2020 las ventas de viviendas en la zona

Las 225 transacciones en el municipio lalinense suponen casi el 55 % del total


Lalín / la voz

Lalín se convirtió el pasado año en el vehículo tractor de las transacciones de viviendas en Deza y Tabeirós-Terra de Montes. El espectacular crecimiento de la venta de pisos y casas en territorio lalinense eclipsó al que se produjo en otros municipios respecto al 2019, según los datos hechos públicos recientemente por el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana. De las 413 ventas inmobiliarias que se sumaron en las comarcas en el 2020, 225 le corresponden a Lalín, es decir, casi el 55 % del total. Además, el incremento sobre el año anterior resultó espectacular, al saltar de solo 97 a las citadas 225. Destacaron las 83 transacciones del tercer trimestre, frente a las 58 del cuarto, como los dos mejores. Un ejercicio el pasado donde la pandemia animó a muchos a buscar pisos con terraza o más grandes; a otros a irse al rural en busca de espacio.

A mucha distancia en el ránking se situó A Estrada, donde también subieron las transacciones de viviendas el pasado ejercicio, aunque de forma más modesta. Pasó de 57 a 69, concentrándose como en la mayor parte de los municipios en el tercer trimestre, el del verano, con 33. Mientras, el número bajó en Silleda en el 2020, quedándose en 36 -12 en el trimestre estival- frente a las 43 del 2019. En Cerdedo-Cotobade apenas hubo diferencia, con 28 en el ejercicio anterior frente a las 27 del 2019, aunque en su caso con preferencia entre octubre y diciembre, con casi la mitad, 13.

Forcarei se situó a continuación por número de transacciones en la zona. El pasado año alcanzó 21, muy por encima de las 8 del 2019 y con mayoría, 7, en el primer trimestre del año. Por su parte, en Vila de Cruces cambiaron de dueño el ejercicio anterior una veintena de pisos y casas, por encima de las 15 del 2019 y con protagonismo en el último trimestre, con 7. En Agolada se vendieron 11 viviendas, 2 más que en la comparativa interanual, sobre todo en verano, con 7.

Rodeiro y Dozón tuvieron un papel prácticamente testimonial. En el municipio cambote solo hubo transacciones inmobiliarias en el primer trimestre del pasado año, en concreto 2, una menos que en el 2019. En Dozón también se bajó en una y a tan solo una en el 2020 -vendida en verano- frente a un par en el año previo.

La práctica totalidad de la demanda: pisos libres y de segunda mano

Si analizamos la estadística ministerial podemos constatar que la práctica totalidad de las transacciones inmobiliarias en las comarcas el pasado año corresponden a vivienda libre y además de segunda mano. En el primer caso solo hubo la venta de 24 pisos o casas de protección, con protagonismo para A Estrada, con 16, frente a 7 en Silleda y tan solo una de estas características en Lalín.

La crisis financiera vivida del 2008 derivó en una progresiva paralización del sector constructivo en la zona. Apenas se levantaron en los últimos tiempos nuevos edificios y por tanto no salieron al mercado propiedades a estrenar. Por ello la mayoría de las ventas del 2020 fueron de pisos y casas de segunda mano, que supusieron 383 del total de 413. De esta forma se habitaron por primera vez solo 30 domicilios, con mayoría en Lalín, donde se computaron 21, mientras fueron 8 en A Estrada y tan solo una en Silleda. Detrás de esa apuesta por viviendas ya usadas por anteriores moradores también puede estar el creciente interés por encontrar hogar en el rural, en busca de aire libre y espacio frente al coronavirus. Otro factor que puede ser determinante es el precio, más asequible en segunda mano, máxime ante la escasa oferta de pisos nuevos.

Cifras elevadas respecto al 2019 pero menores que el primer año de crisis económica, el 2009

Las cifras resultaron positivas el pasado año, con un crecimiento significativo de transacciones de viviendas respecto al 2019. Como comentábamos se pasó de 261 a 413, que supone casi un 37 % más. Y todo gracias al tirón de Lalín, donde creció de forma exponencial, como también ocurría a otra escala en Forcarei. Subió además en A Estrada, Vila de Cruces, Agolada y Cerdedo-Cotobade, mientras bajó en Silleda, Rodeiro y Dozón.

¿Qué ocurre si nos retrotraemos al inicio de la crisis económica? Saltó en el 2008, pero tomamos como referencia el 2009, el primero completo donde el crac financiero se vivió ya con cierta intensidad. La comparativa entre ese ejercicio y el 2020, donde también se vivió una situación muy compleja debido a la pandemia con numerosos ERTE, incremento del paro y cierre de empresas o negocios, permite constatar que el pasado año hubo menos movimiento en este sector. Si en el 2009 había miedo a la duración del impacto en nuestros bolsillos, lo mismo parece haber sucedido en el 2020.

En el 2009 las transacciones de viviendas en las comarcas sumaron 456, muy por encima de las 413 del 2020. Hubo menos ventas de pisos y viviendas en cuatro municipios, repuntando solo en Lalín -225 por 204-, A Estrada -69 por 39-, Forcarei -21 por 9-, Cerdedo-Cotobade -28 por 27- y Dozón -de ninguna se pasó a una-. En el resto cayeron las transacciones inmobiliarias en esa comparación: en Silleda se bajó el pasado año a 36, frente a 91 en el 2009; en Vila de Cruces, de 58 se cayó a 20; en Agolada, de 24 a 11; y, por último, en Rodeiro fueron un par menos, de 4 a 2.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Lalín logra sostener en el 2020 las ventas de viviendas en la zona