Las infinitas posibilidades del cocido

Éxito de Lalín con Gusto, que se cierra con nuevas degustaciones esta mañana, y de tarde actividades infantiles


lalín / la voz

La referencia gastronómica de Lalín es el cocido. Y ayer, los restauradores de Lalín con Gusto demostraron una vez más que eso abre infinitas posibilidades, en una merienda con fundamento y con el cocido de fondo. Álex Iglesias, de Cabanas, optó por una especialidad oriental con una sopa de verduras que incluía de apio verde a gengibre, rabanitos, calabacín y pepino: eso sí, entre los ingredientes caldo de cocido maridado con salsa de soja; para acompañar, un crujiente de oreja prensada made in Lalín. Davinia Rielo, de Cuatro Caminos, lalinizó la francesa quiche: lo hizo introduciendo en la masa picadillo de lacón y lengua, grelos y queso como elementos distintivos.

Y llegó el turno a Alberto González, del Currás, y sus aperitivos del cocido. Se arrancó con unas esferificaciones de garbanzo, cocidos con chorizo y caldo de cocido, más extractos de algas y que se comían con migas de pan de Lalín y chorizo. Como si un Quimicefa se tratara, González tiró de arginato y glutamato cálcico para su preparación: «Fai unha reacción o calcio, o sodio e os hidratos», con un efecto similar a una cocción cuando las esferas se sumergen en arginato: «Se me ven miñas aboas ...». Completó con canelón relleno de cocido, con grelo y picadillo de lacón, panceta y chorizo. En los tres casos, comensales satisfechos.

«Non nos damos conta da calidade do que temos ata que veñan os chinos e o leven», dijo. Sí lo sabe Pepe Solla, cocinero con estrella Michelín que por la mañana preparó cinco platos, dos de ellos a base de cerdo: «Que menos que cando estás aquí en Lalín falar do produto icono aquí, en toda Galicia e en toda España». Platos buscando la desnudez y esencia del producto, sin protagonismo del cocinero. En la degustación, un lomo adobado de cerdo que formaba un sandwich con frutos secos y hojas frescas, para comer con la mano de un bocado: para chuparse, literalmente, los dedos; como el guiso que preparó, con todo el sabor pero aligerado con hierbas aromáticas. Y en la capital dezana: «Falar de Lalín é falar de cociña, comida e gastronomía», destacando el espectacular montaje de la iniciativa gastronómica. Abrieron el día, con cafés y postres, Xan Martínez, de A Lareira, y Ana Buján, de El Asturiano.

Hoy concluye la segunda edición de la exitosa iniciativa, organizada por la concejalía de Turismo que rige Francisco Vilariño, con degustaciones a las 12.15 horas de Diego López, de La Molinera; a las 13, Diego López Dapena, de Escola de Hostalería de Sober; y de coctelería a las 13.45 con Xaime Rodríguez, de Kubos; por la tarde, a las 17 horas, taller infantil con Patricia Galego, de A Cunca, y los dietistas Vanesa Taboada y Massimo Gioiello. Y a las 19.30, cierre con concierto infantil de Mamá Cabra.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Las infinitas posibilidades del cocido