Cuando la rúa Marín era casi un centro comercial

De los diez comercios que anunciaba un indicador hoy ajado solo quedan tres en activo en la calle


a estrada

Nunca fue la milla de oro de A Estrada. Ni mucho menos. Pero hubo un tiempo en la que la calle Marín registraba una notable actividad comercial de la que hoy solo queda como recuerdo un cartel desfasado que se está cayendo a pedazos.

En su día, los indicadores aludían a una decena de establecimientos. Los dos inferiores no pudieron resistir el paso del tiempo. Los otros ocho, lucen cual reliquias de otra época. De todos los establecimientos aludidos solo la mitad han resistido el paso del tiempo y solo tres siguen teniendo su local en la calle Marín. Los supervivientes son el taller de Bobinados Suárez, las oficinas de Mármoles Arca -que tiene su taller en la Avenida Manuel de la Calle- y Comercial Mabre, una firma de barnices, disolventes y todo tipo de productos de carpintería.

También continúa con vida la tienda de moda Mosvi, aunque hace años que ha trasladado su local comercial a la calle Peregrina.

Del resto de establecimientos no queda ni rastro. Comercial Saborido dio paso a un bar primero y a una tienda de ropa después antes de que el local se convirtiese en oficina de Mármoles Arca.

De la pulpería-venta de leña desapareció primero el pulpo y luego la leña. Hoy solo queda una casa en venta.

Maquinaria Agrícola Estradense cerró sus puertas hace al menos tres décadas en una calle en la que también floreció Recambios Europa -ahora con un espacioso local en la Avenida de Santiago- y en la que los talleres de corte y confección de Urbano repartieron muchos sueldos.

Los vecinos recuerdan con añoranza tiempos mientras esperan expectantes el desarrollo del Mercadona. Quizás pueda darle un soplo de vitalidad a la calle.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Cuando la rúa Marín era casi un centro comercial