En más de 140 de núcleos de la zona viven menos de cinco vecinos

En 37 aldeas ya no habita nadie, con nueve en A Estrada y seis en Lalín y Silleda


Lalín / la voz

El crecimiento vegetativo negativo que afecta desde hace años a Deza y Tabeirós-Terra de Montes se traduce en la existencia cada vez de menos residentes en sus núcleos. Además incide en esa despoblación en el rural en una tendencia generalizada a trasladarse a los cascos urbanos. De esta forma más de 140 -enconcreto 142- de aldeas en las comarcas tenían menos de cinco personas censadas el pasado año 2016, según los datos difundidos ayer el Instituto Nacional de Estadística (INE). A esos asentamientos casi desiertos se suman también 37 aldeas abandonadas. Una cifra ligeramente inferior a la del 2015, cuando eran 39 las contabilizadas. Cerdedo es el único municipio de la zona con todos sus núcleos habitados, de ellos, seis con menos de cinco residentes.

En A Estrada figura el mayor número de núcleos sin habitantes con nueve el pasado, frente a las siete del 2015. En concreto se trata de A Pedreira, en la parroquia de Agar; A Calzada, en Arnois; A Igrexa, en Berres; O Coto (Codeseda); Ouzamerxe (Guimarei); Xestás (Liripio); O Pinal (Oca); Os Muros (Parada); y Cruxeira (Santeles). Además en este municipio hay 37 núcleos con menos de cinco residentes.

Tras tierras estradenses, Silleda ocupa el segundo puesto en el ránking de la zona con más aldeas deshabitadas con seis, empatada con Lalín. Se trata de A Braña, en la parroquia de Cira; Segade (Cortegada); Marín, en Fiestras; Cartimil y Outeiro (Siador); y Reigosa (Xestoso). Silleda tiene también diecisiete núcleos con menos de cinco vecinos. En el caso lalinense, en Agrazán, de la parroquia de Anzo; Vilela, en Anseán; Corbillón (Sello); Santón (A Veiga); Mouriscade (Vilanova); y Piñoi (Vilatuxe). En cuanto a poblaciones con hasta cuatro habitantes, hay 27.

En cinco asentamientos con casas de dos municipios -Rodeiro y Agolada- ya no hay residentes, mientras el primero tiene diecisiete con menos de cinco personas viviendo y el segundo otras diecinueve. En tierras cambotas, el INE incluye San Juan de Camba, en la parroquia del mismo nombre; Remesar, en Carboentes; Devesa (Río); Val do Fondo (Riobó); y Devesa de San Vicente de Rodeiro. En Agolada, por su parte, no hay habitantes en Cendoio y Quintás, de la parroquia de Artoño; Casas Novas, en San Paio de Bais; A Torre (Borraxeiros); y Casquive (Carmoega).

Mientras, en Vila de Cruces no habita nadie en tres lugares y en cinco hay menos de cinco residentes: Brandariz, en la parroquia del mismo nombre; Silvares, de Merza; y Souto (Santo Tomé de Insúa). Son solo dos núcleos vacíos en Forcarei: Pereira, en la parroquia del mismo nombre, y Regotraveso (Presqueiras). Siete poblaciones tienen solo cuatro o menos residentes. Por último, en Dozón tan solo se contabiliza una aldea sin gente, en concreto Cardoufe, en la parroquia de Santa María de Sanguiñedo. Y en siete solo hay hasta cinco personas viviendo, según datos del INE de ayer.

Ligero descenso en los casos lalinense y estradense

Si en el 2015 se contabilizaban en el casco urbano lalinense un total de 9.758 residentes, el nuevo informe estadístico del pasado año rebaja esa cifra. En concreto se contabilizaban 9.954. También cayó la cifra en el casco de A Estrada, donde se bajó a 8.340 frente a los 8.450 anteriores. Acercándose a los 3.000 residentes, en concreto con 2.978, se situó el casco de Silleda. Sí subió respecto al año anterior, cuando fueron 2.950. En Vila de Cruces, por su parte, contaba en el 2016 con 1.161, por los 808 de Forcarei o 786 de A Bandeira.

Un total de 75 centenarios en una población que no llega a las 67.000 personas

La estadística difundida ayer por el INE da por definitivos los datos ya conocidos de población a 1 de enero del pasado año. En las comarcas se produjo de nuevo un descenso de personas inscritas en los padrones de los nueve municipios, cayendo hasta las 66.764. A Estrada continúa como el concello más poblado, con 20.891 personas, por las 20.044 de Lalín y 8.734 de Silleda; a más distancia, 5.435 en Vila de Cruces, 3.621 en Forcarei, 2.644 en Rodeiro y 2.507 en Agolada; por último, 1.781 en Cerdedo y 1.107 en Dozón.

Pero los datos aportados también constatan el envejecimiento poblacional en la zona. Sirva como ejemplo que se contabilizaban hasta 75 vecinos con cien o más años, la mayoría en Lalín, con 24, y A Estrada, con 12. Eran en el 2016 9 en Silleda, 7 en Forcarei y Dozón, 6 en Cerdedo, 5 en Agolada, 4 en Vila de Cruces y 1 en Rodeiro. Mientras, las cifras de niños de hasta cuatro años resultaban poco significativas, con 788 como tope en el caso estradense, por tan solo doce en Dozón.

Más de 2.000 extranjeros

Respecto a la nacionalidad de la población residente en la zona, de esos 66.764 vecinos a 1 de enero del 2016 tan solo 2.028 eran extranjeros. La mayoría afincados en Lalín, con 1.039, por 419 en Silleda y 360 en A Estrada, con cifras ya menores en el resto de municipios. La mayoría de esas personas son europeos y principalmente de la UE, seguidos de América y África, con presencia casi testimonial de personas con nacionalidad asiática o de Oceanía.

Votación
0 votos
Comentarios

En más de 140 de núcleos de la zona viven menos de cinco vecinos