Lalín se convierte en un territorio hostil para las avispas velutinas

David cofán LALÍN / LA VOZ

DEZA

miguel souto

El número de ejemplares se ha reducido de manera considerable en los últimos años gracias al trabajo de los particulares y las iniciativas del Concello dezano

24 ago 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Las avispas velutinas no son bien recibidas en Lalín. La lucha contra esta especie invasora se ha convertido en una obsesión tanto para los apicultores, agricultores y particulares, como para el Concello lalinense. Sus ataques indiscriminados a las abejas, así como la gravedad de su picotazo para la salud de las personas, han hecho que se redoblen los esfuerzos para que se reduzca su número drásticamente. «Xa se colleron menos raíñas que nos anos anteriores, no primeiro ano eu solo collín unhas dúas mil e neste non cheguei ás duascentas», declara Jorge Peña, apicultor y experto lalinense en la caza de este insecto.

Peña insiste en que el número de avispas y nidos se ha reducido de manera evidente en el territorio de Lalín. Para él, esto es únicamente fruto del esfuerzo realizado en los últimos años. Un trabajo arduo al que se unió el Concello con el Grand Prix de las velutinas, fomentando su captura entre los vecinos de las parroquias del municipio, donde Peña colaboró con David Liñares, otro apicultor local, impartiendo charlas informativas, compartiendo también los trucos y consejos en esta materia.

Para acabar con las velutinas es importante tener un plan meditado. Saber cuando es el momento de comenzar la batalla y definir el objetivo es esencial. «Hai que capturar ás raíñas para evitar que nazan máis obreiras. A partires de novembro e ata decembro van morrendo as obreiras e quedan sobre 250 velutinas hibernando en recunchos ao abrigo. En marzo saen, e ata xuño van facendo os niños primarios, con dez ou doce crías. Despois, pasan aos secundarios onde poñen ovos e empezan a criar mentres as obreiras traballan», explica Jorge.